09 febrero 2019

Así fue la Inauguración del I tramo de la Ruta de las Vegas de Vías Literarias de Barrios de Letras

El pasado día 2 de febrero tuvo lugar la inauguración del I Tramo de la Ruta de las Vegas de Vías Literarias de Barrios de Letras.

El acto de inauguración comenzó en el BAR MADRID en Ciempozuelos, para continuar por el Restaurante EL LINDERO en San Martín de la Vega y finalizar en el PUB TUBSON en Chinchón.

Durante cada acto fue entregado un Libro Único por sitio. Dichos libros contienen el fallo del Certamen Internacional de Relato Breve creado para esta ocasión y han quedado en los establecimientos, con páginas en blanco, para que otras plumas plasmen sus escritos.


Mucho de los autores que formamos parte de Barrios de Letras acudimos a este maravilloso evento literario desde Almería, Barcelona, Valencia, Murcia, Toledo, Bilbao, Suiza, Madrid y desde Sevilla (una servidora ;) )

A pocos días de haberse realizado la inauguración, me gustaría que me acompañarais por esta ruta memorable y así podré contaros cómo fue desde mi punto de vista. Al final de la entrada os dejaré los enlaces a las publicaciones en la web de Vías Literarias por si queréis leer más detalles.

Y dicho esto, ¡vamos allá! Coged los abrigos porque ahora hace mucho frío en Ciempozuelos, donde comienza la ruta...

Bar Madrid, 
en Ciempozuelos

¡Primera parada: Bar Madrid!
Comenzamos en el Bar Madrid, situado en la preciosa Plaza de la Constitución en Ciempozuelos, un municipio del sur de la Comunidad de Madrid que pertenece a la comarca de Las Vegas. En la Plaza de la Constitución se encuentra el antiguo Ayuntamiento y el actual y es el centro neurálgico del municipio.


Allí, a las puertas del BAR MADRID dio comienzo el evento, organizado y guiado por el escritor Fernando Cotta (autor del libro El duque del Altozano). Muchos de los autores presentes se animaron a leer sus escritos, los cuales resonaban en fuerza por cada rincón de la plaza. ¡Hasta hubo una batalla de poesía!


Después tuvo lugar el acto de inauguración y la entrega del Libro Único, convirtiéndose el BAR MADRID en uno de los Puntos Literarios que forman parte de las Vías Literarias de Barrios de Letras.

Me alegro muchísimo de haber tenido el placer de conocer a compañeros escritores y escritoras como Fernando, Marianella Cabrejos, Keren Turmo, Adolfo Pascual, Gudea de Lagash, Shiva Castellano, Rubén Hernández, Víctor M. Sanjurjo... Aquí podéis ver una magnífica fotografía que tengo el honor de compartir con vosotros y conservar como un magnífico recuerdo de este día.


¡Ah! Y por cierto...


Esta casa ha acogido un ejemplar de mi novela Casos descartados. Así que si queréis echarle una ojeada al libro mientas tomáis algo rico, no dudéis en pasar por el Bar Madrid, donde seréis muy bien recibidos.
¡Y nos vamos a la siguiente parada! Pero antes de abandonar Ciempozuelos, hagamos un pequeño alto en el camino en la Plaza Ventura Rodríguez, muy muy cerquita de la Plaza de la Constitución. Ya sabéis que hace unos meses estrené aquí en mi blog una sección llamada Mis curiosidades, así que no podemos irnos sin antes visitar la Fuente Ventura Rodríguez, donde se alza un monumento escultórico para honrar al ilustre ciempozueleño.


Ventura Rodríguez fue considerado uno de los principales arquitectos del siglo XVIII en España. A su labor en el campo de la arquitectura se une el diseño de varias fuentes, entre ellas las tres del Salón del Prado: Cibeles, Apolo y Neptuno.

Restaurante El Lindero, 
en San Martín de la Vega

¡Segunda parada: Restaurante El Lindero!
Situado en San Martín de la Vega, municipio al sur de la Comunidad de Madrid que también es parte de la comarca de Las Vegas.

El segundo punto de encuentro literario fue el RESTAURANTE EL LINDERO, un espacio gastronómico cuyo lema es "La tradición y respeto de la cocina de siempre. Inquietud e investigación por las nuevas tendencias". 


Allí, junto con el chef, se realizó el acto de inauguración del restaurante como otro importante Punto Literario en las Vías Literarias de Barrios de Letras, con su correspondiente entrega del Libro Único. 


Seguidamente, degustamos un delicioso menú y se reservó otro espacio de tiempo para la lectura de buena literatura, con la participación de varios escritores. ¡Una velada fantástica!

Y antes de marcharnos...

Sabed que este estupendo restaurante guarda entre sus muros un ejemplar de mi novela El rostro en el laúd, dedicado a todos los lectores y lectoras que quieran conocer mi libro mientras degustan una de las especialidades de la casa.

Pub Tubson, 
en Chinchón

¡Tercera parada: Pub Tubson!
Se encuentra en Chinchón, municipio situado al sureste de la Comunidad de Madrid en la comarca de Las Vegas.

El tercer y último establecimiento que ha abierto sus puertas a la literatura en esta ruta es el PUB TUBSON.


Una vez más, realizamos el evento de inauguración del lugar como Punto Literario en las Vías Literarias de Barrios de Letras y se llevó a cabo la entrega del Libro Único. Tuve el placer de escuchar el trabajo literario de muchos escritores y escritoras, desde poesía hasta cuentos y reflexiones. 


¡Imaginaos! A estas alturas pude concluir con toda certeza que fue un grandioso día en el que tuve la inmensa suerte de, no solo conocer a otras plumas, sino también escuchar a viva voz parte de su trabajo literario. ¡Cuánto he aprendido y disfrutado! 

Desde aquí, agradezco a Fernando Cotta que esté haciendo posible todo esto con el constante trabajo y esfuerzo que está llevando a cabo para mantener viva una magnífica iniciativa literaria como es Vías Literarias de Barrios de Letras a la que cada vez se suman más Puntos Literarios que unen los libros de muchos escritores y escritoras para que todo amante de la literatura que se precie pueda acceder a ellos en un lugar en el que además de leer, puede comer, beber, degustar... Restaurantes y escritores quedan unidos para ofrecer al lector una grata experiencia en la que literatura y gastronomía van de la mano.

Y para concluir...


Dejo constancia de que el Pub Tubson cuenta con un ejemplar de mi novela Casos descartados. Lugar en el que puedes optar tanto por la literatura como por sus diferentes variedades de ocio. ¡Un sitio ideal para divertirse!

Más sobre la Inauguración de la Ruta de las Vegas

¡Gracias por acompañarme por este recorrido desde mi blog! Os he ido contando mi experiencia, pero si queréis ampliar la información sobre el evento no dudéis en visitar:
Para conocer los libros de los autores, acudid a Twitter:
¡Seguro que encontráis vuestra próxima lectura! 


Y aquí concluye nuestro recorrido por el evento. 
¡Espero que os haya gustado!

***



Aunque todavía os guardo una cosita más...

Una anécdota del camino

Esta es una anécdota que tiene que ver con el camino, el viaje en coche de Sevilla a Madrid. Mi marido y yo salimos de Sevilla la tarde del viernes para dormir en Ciempozuelos y, como era de esperar, se nos hizo de noche durante el camino. Fuimos haciendo varias paradas en áreas de descanso. Hasta aquí todo normal... pero... como ya sabéis que escribo mucho terror, no puedo pasar desapercibido algo que encontré durante el viaje.

Resulta que la última parada, cuando ya estábamos más o menos a una hora del destino, paramos en los aparcamientos de un área de descanso que estaba bastante oscura. Allí cenamos un par de sandwichs, nada fuera de la común. Sin embargo, luego llevamos el coche hasta una zona que estaba cerca de los servicios y ¡voilá! Me encontré de frente con esta imagen, cuya foto hice desde el coche:


¡Qué gran inspiración para un relato de terror! Allí, en una fría, solitaria y sombría área de descanso... Unos columpios sumidos en la oscuridad de las tinieblas, cuyos gélidos hierros apenas reflejaban la luz de los faros de nuestro vehículo... Y, poco después, al partir y consultar Google Maps para orientarnos, recorrimos un tramo que parecía como "Vía desconocida" hasta llegar a la autopista.

Cómo fluyen las ideas... Cómo fluyen...

Y nada, posiblemente este aterrador e inspirador paisaje nocturno, de día debe ser un área de descanso de lo más normal je, je, je. Pero cada noche... Cada vez que el cielo se oscurece y los columpios quedan bañados por la oscuridad más absoluta... es entonces cuando... ¡Bueno, bueno! Ya lo dejo aquí. Aunque estaréis de acuerdo conmigo en que de esta imagen tengo que sacar una relato de terror pero ya.

Ahora sí, esta entrada llega a su fin. 
¡Gracias una vez más por acompañarme!

22 enero 2019

Iniciativa literaria Booktube del Futuro, ¿te animas a escribir un relato sobre mi?

Esta es una entrada breve para contaros un poco sobre esta iniciativa literaria, muy interesante para lectores y escritores. El pasado mes de diciembre, Booktube Retos lanzó el siguiente tweet, solicitando escritores de habla hispana.


Muy grata fue mi sorpresa cuando descubrí que Yuuki, una de las lectoras que participó en la lectura conjunta de Casos descartados, me había etiquetado como escritora :)

¿Y de qué va la iniciativa?
Tal y como explican en el siguiente vídeo, la propuesta trata de escribir una historia corta de cualquier género que tenga como protagonistas a uno o varios escritores de los que formamos parte de la iniciativa. Aquí se detallan todas las condiciones para participar:


De ahí el título de esta entrada. ¿Te animas a escribir un relato sobre mí? Puede ser de cualquier género (ejem, terror por ejemplo...) y si decides hacerlo, no dudes consultarme cualquier cosa a través de mi correo,  mi redes sociales o comentando esta entrada y te echaré una mano en lo que necesites :)

Y aquí puedes encontrar la lista de todos los escritores participantes.

Más información sobre la iniciativa en la descripción del vídeo en Youtube y en las redes sociales de Booktube Retos:
Facebook : https://www.facebook.com/RetosBookTube/
Instagram : https://www.instagram.com/retoslbbbes/

Un proyecto interesante, ¿verdad?

12 enero 2019

Mis curiosidades: Exposición Arte y Mito, los dioses del Prado en CaixaForum Sevilla

Por mi gusto por la historia, el arte y la cultura en general, nace en mi blog la sección Mis curiosidades en la que iré recogiendo entradas con temáticas relacionadas.
Además, todo esto supone una gran fuente de inspiración y documentación para mi escritura :)

Recientemente acudía a esta exposición en CaixaForum Sevilla y todavía está vigente. De hecho se podrá visitar hasta el 31 de marzo de 2019.

La exposición nos muestra una visión a los mitos a través del arte, sobre todo de la pintura. Está integrada exclusivamente por obras del Museo del Prado, fechadas entre los años centrales del siglo I a. C. y finales del siglo XVIII.

Imagen de la web Caixaforum.es

Los mitos son relatos que recogen historias de dioses y semidioses y su relación con los hombres.

Y estos se hallan presentes en todas las culturas y sociedades antiguas. Tradicionalmente se transmitían de forma oral, modificándose paulatinamente con nuevos añadidos y diferentes versiones.

Los protagonistas de estos mitos eran principalmente los dioses del Olimpo, que además de regir el destino de los hombres, bajaban a la Tierra e interactuaban con ellos. Sus historias también servían para explicar todo tipo de fenómenos de la naturaleza o del universo que les rodeaba.

A lo largo de la historia, la mitología clásica ha sido una constante fuente de inspiración para numerosos artistas, y esas fabulosas narraciones quedaron recogidas en piezas cerámicas, bloques de mármol o lienzos.

La exposición recoge obras de artistas como Francisco de Zurbarán, José de Ribera, Pedro Pablo Rubens, Michel-Ange Houasse, Francisco Albani, Corrado Giaquinto o Leone Leoni.

Imagen de la web Caixaforum.es


Me gustaría hablar de cada una de las obras que vi en la exposición, pero aunque me ha sido muy difícil elegir, os comento brevemente a continuación tres de las piezas que más me llamaron la atención:

La caída de Faetón

Jan Carel van Eyck



1636-38. Óleo sobre lienzo.

Faetón era hijo de Febo, el Sol, y la oceánida Climene. No conoció la identidad de su padre hasta llegar a la adolescencia. Entonces se presentó ante él y le pidió que le dejara conducir su carro durante un día. Al hacer caso omiso de sus advertencias, estuvo a punto de causar grandes desgracias en su recorrido por el cielo, por lo que Júpiter lo fulminó con su rayo para evitar males mayores. 


***

Me fijé especialmente en esta obra por su dinamismo. Me parece fascinante el arco que describen los caballos al caer hasta la curiosa vista del último equino desde abajo. El protagonista también tiene una pose que le otorga mucho movimiento a la pintura. El color cálido de su toga hace que destaque del resto de la composición e indudablemente queda en primer plano.



Perseo y Andrómeda

Tiziano



Siglo XVI. Óleo sobre lienzo.

Tras acabar con Medusa, Perseo encontró a la bella Andrómeda, hija de los reyes de Etiopía, encadenada a una roca a la orilla del mar y a punto de ser devorada por un terrible monstruo marino. Era un castigo impuesto por Poseidón porque la madre de Andrómeda se había jactado de ser más bella que las Nereidas.

***

En esta obra mis ojos se fijaron especialmente en el monstruo marino, que además ocupa prácticamente el centro de la composición. Siempre me han llamado la atención las historias sobre el mar y los monstruos fantásticos surgidos de ellas. Bajo la imagen del cuadro he puesto el fragmento de la criatura oceánica para verla con más detalle. Sin duda, gracias a sus feroces fauces habitadas por colmillos y dientes puntiagudos y su cola retorcida, se gana el título de "terrible monstruo marino".



El incendio de Troya


Francisco Collantes



Primera mitad del siglo XVII. Óleo sobre lienzo.

Fingiendo renunciar a su asedio a Troya y volver a su patria, los griegos dejaron en el lugar donde había estado su campamento un gran caballo de madera. Los troyanos creyeron que era una ofrenda a atenea y lo introdujeron en la ciudad. Poco después, los soldados griegos escondidos en su interior abrieron las puertas de la muralla a sus compañeros y Troya fue arrasada y destruida en un gran incendio.

***

Otra magnífica obra. Se puede apreciar un gran contenido en detalle tanto en su parte arquitectónica como en las masas humanas en varios planos. Una pintura para estar observándola un buen rato y apreciar cada rinconcito de la misma, ¿verdad? También me llama la atención cómo el suelo bajo el caballo carece de detalle para que así pueda distinguirse bien la figura de la composición que la rodea.




Y esto es todo. Espero que os haya gustado compartir conmigo este pedacito de la exposición.

¡Muy muy recomendable!


24 diciembre 2018

Relato Especial Navidad de mi novela El rostro en el laúd

Relato Especial Navidad El rostro en el laúd
Estas navidades me gustaría compartir con vosotros un relato sobre mi novela El rostro en el laúd basado en estas fechas.

Podéis disfrutar de su lectura tanto si habéis leído la novela como si no. En el primer caso, encontraréis una historia que ocurrió después de los sucesos del libro. En el segundo, hallaréis una historia de terror sobre un laúd "maldito" y si despierta vuestro interés, podéis encontrar el origen de todo en la novela.

Este relato formó parte de una iniciativa que se llevó a cabo las navidades pasadas.

En definitiva, se trata de un relato escrito especialmente para estas fiestas: Un nuevo personaje encuentra el grotesco laúd durante estas fechas y debe enfrentarse a los misterios del mismo en plena Navidad...

Para poneros en antecedentes, os dejo el booktrailer.




Y a continuación, el relato:

Relato Especial Navidad "El rostro en el laúd"

Pedro

Unos días antes del veinticuatro de diciembre de 2017, Pedro, un hombre de mediana edad, regresaba del trabajo en coche cuando tuvo una avería y se vio obligado a detener el vehículo. Paró en el arcén. Se bajó, se colocó el chaleco reflectante y ubicó el triángulo de aviso a la distancia reglamentaria. Llamó a la grúa. Le aseguraron que tardarían poco en llegar.

Observó sus alrededores. Se encontraba en un tramo de carretera rodeado de campo que recorría casi a diario. Próxima, se hallaba una urbanización en la que se produjo un gran incendio en una de sus viviendas tres años atrás, suceso que tuvo bastante repercusión en los medios por ser el causante de tres fatales fallecimientos.

Hacía frío, eran casi las siete de la tarde. Había oscurecido. No tenía otro remedio que esperar a la grúa junto a su coche. Tan aburrido como impaciente, comenzó a caminar, sin alejarse demasiado del vehículo. Hizo una llamada a su esposa, Carolina, para avisarla de lo ocurrido.

Cuando colgó, tras recorrer otra pequeña distancia, le pareció distinguir algo en el arcén que, por su forma, llamó su atención. Se trataba de un instrumento similar a una guitarra, boca abajo. Pero no lo era exactamente… se trataba de un viejo laúd cuya madera estaba bruscamente tallada. Tomó el mástil y lo levantó. Le dio la vuelta para mirar la parte de delante. Le sorprendió ver el extraño desgaste de la superficie también por ese lado, pero lo que verdaderamente llamó su atención fue algo que descubrió en su interior: un horrible rostro de madera. Por unos instantes tuvo la certeza de que sus ojos le observaban con intensidad y un repentino impulso le hizo soltarlo.

Decidió regresar junto al coche, pero se le ocurrió una idea: Su sobrino, Simón, un adolescente de los de ahora, le había pedido que le regalase una guitarra por Navidad, pues se había animado a aprender a tocarla. Sabía interpretar algunas melodías en la guitarra que le prestó su amigo e iba siendo hora de que tuviera una propia. ¿Y si se llevaba ese viejo y deslucido laúd y se lo entregaba a su sobrino antes que la guitarra para gastarle una broma? Podría ser divertido. ¡Menuda cara pondría al desenvolverlo! Se le escapó una sonrisa mientras lo imaginaba.

Cogió el laúd y lo guardó en el maletero del coche. La grúa no podría tardar demasiado en llegar.

*****

Cuando por fin regresó a casa, le mostró el lúgubre laúd a su mujer y le contó el plan que tenía para el regalo de Simón. Primero, ella le regañó, le pidió que tirase el instrumento porque era un trasto viejo y horroroso. No obstante, Pedro tuvo otra brillante idea:
—No es necesario tirarlo, Caro. Cuando le gaste la broma a Simón, lo usaremos para alimentar el fuego de la chimenea durante la cena de Navidad.
—Entonces, ¿al final la encenderemos?
—Sí, quiero crear un ambiente acogedor.
—Qué te gusta una americanada —bromeó ella.
—Bueno, es que este año por fin pueden venir a cenar mi hermano y su familia. Voy a guardar esto —se refirió al laúd.

Pedro salió de casa y se dirigió al trastero que tenían en un pequeño patio trasero que habían reformado recientemente.

Abrió la puerta, sin embargo, justo antes de dejarlo allí, volvió a observarlo. Ese rostro que tenía en el interior despertó en él cierta curiosidad y quería verlo con más detenimiento. Se colocó con el instrumento bajo una de las lamparillas del patio y, con la luminosidad, pudo ver la oquedad tras las cuerdas con más claridad. El rostro era aún más turbador cuando podía distinguirse mejor. Se preguntó a sí mismo quién podría haber fabricado un instrumento como ese.

Lo apoyó en la pared, tomó su teléfono móvil, le hizo una fotografía y la compartió en sus redes sociales con un ingenioso comentario.

Después dejó el macabro instrumento de cuerda en el trastero.

*****

El día siguiente transcurrió con normalidad. Sin embargo, cuando Pedro llegó a casa después del trabajo, se sorprendió al encontrar el laúd en el salón, junto a la chimenea. Pensó que podría haberlo traído su esposa, pero en esos momentos no estaba en casa, ya que había salido para realizar algunas compras navideñas. Negó con la cabeza y fue hacia la cocina. Le apetecía una bebida fría. La cogería y enseguida devolvería el laúd al trastero.

Tomó una cerveza del frigorífico, regresó al salón y al pasar por la puerta, casi se cae al tropezar con el instrumento, el cual estaba tumbado delante de la misma.
—¿Pero qué…?
Parte de la cerveza se derramó.
—¿Caro?—exclamó, pero no tuvo respuesta.
Desconcertado, cogió el laúd y volvió a guardarlo.

Aquella fue la primera extrañeza. Posteriormente ocurrió otra, la noche del día veintidós. Su mujer despertó asegurando que había escuchado ruidos en el salón. Pedro no tuvo más remedio que bajar para comprobar de qué se trataba.

Una vez allí, comenzó a percibir el estremecedor sonido de macabros crujidos que produciría la madera al retorcerse y le invadió una leve sensación de inquietud. Encendió la luz. El laúd volvía a estar junto a la chimenea. Los crujidos no cesaban y pronto reparó en que el origen se encontraba en el interior del instrumento.

Desde donde permanecía Pedro, el hueco del laúd se veía completamente negro, así que decidió aproximarse lentamente.

A medida que daba un paso, tuvo la impresión de que los quejicosos crujidos se tornaban más desagradables y enseguida imaginó al rostro revolviéndose en la densa oscuridad de la cavidad.

Repentinamente, se sobresaltó, pues las cuerdas del laúd comenzaron a vibrar por sí solas emitiendo una corta y estridente melodía. En ese momento, ya estaba lo suficientemente cerca como para alargar el brazo y cogerlo una vez más, pero quedó paralizado cuando notó una presencia tras él.
Hazlo ya —pronunció una siniestra e impetuosa voz que salía del instrumento a medida que el rostro se asomaba paulatinamente por el hueco y parecía observar algo o a alguien que estaba detrás de Pedro.—Hazlo.
Pedro no pudo reprimir un intenso escalofrío y huyó enseguida hacia la puerta del salón.
—¡Pedro! —escuchó a su esposa, quien se dirigía hacia allí.
—¡No, Caro! ¡No vengas! —exclamó. Pero ella entró la estancia.
—¿Qué sucede? —quiso saber al percibir el desasosiego de su marido.
Este miró hacia el instrumento y vio que permanecía junto a la chimenea, como si nada hubiese ocurrido.
Se dirigió hacia él y lo levantó por el mástil con sumo cuidado.
—¿Qué haces con eso? —preguntó ella.
—Caro, ¿tú lo has puesto aquí?
—¿Yo? ¿Para qué?

Pedro salió de la casa. Lo llevó al trastero y cerró con llave.
—Pedro… —su esposa le había seguido.
—No es nada. Mira… creo que lo de la broma de Simón no era muy buena idea… Me desharé de ese laúd viejo, como dijiste… Tranquila. Volvamos a la cama.

*****

La mañana del veintitrés, sábado, Pedro despertó con el firme convencimiento de deshacerse del laúd. La experiencia de la pasada noche le causó una honda impresión. Quiso creer que lo había imaginado, no obstante, el recuerdo era lo suficientemente real como para desear deshacerse del instrumento cuanto antes.

Cogió el laúd, se montó en su coche y condujo justamente hasta donde lo encontró. Lo dejó allí. Sin embargo, cuando regresó a casa, contrario a toda lógica, volvió a hallar el laúd junto a la chimenea. Entonces, lo tiró en un contenedor de basura, tres o cuatro calles más atrás. Cuando regresó, estaba junto a la chimenea de nuevo. Alarmado, acudió con el instrumento al campo. Hizo un agujero y lo enterró.

Una vez en casa, respiró aliviado al no encontrarlo.

*****

El día veinticuatro, mientras almorzaba con su esposa, no podía evitar pensar en los extraños sucesos relacionados con el laúd.

Tras la comida, ambos comenzaron los preparativos para la cena de Navidad y revisaron la decoración del salón. El hogar desprendía el más acogedor ambiente navideño.

Pedro se dispuso a envolver la guitarra de su sobrino e, inesperadamente, mientras lo hacía, recibió un mensaje en el móvil. Era de un amigo. Le felicitaba las fiestas y, de paso, le enviaba un enlace a una web en la que aseguraba haber leído algo sobre un extraño laúd que podría coincidir con la fotografía que había visto en uno de sus perfiles sociales.

Estuvo a punto hacer caso omiso a dicho enlace, pero finalmente pulsó sobre él (click aquí: https://goo.gl/arJN7y) y pudo leer un breve artículo escrito por una mujer cuyo nombre era Julia y que mencionaba tal instrumento. La leyenda que pesaba sobre el lúgubre laúd le provocó cierto espanto.

*****

Casi a la hora de cenar, llegaron los invitados: el hermano de Pedro, su cuñada y su sobrino. Él y su mujer recibieron a la familia. Habían encendido previamente la chimenea y la decoración estaba perfecta.

Cuando comenzó la cena en el salón, Pedro seguía pensando en lo que leyó en aquella página web y, de vez en cuando, miraba hacia la chimenea. Afortunadamente, pronto se fue distrayendo. La compañía de su hermano era muy amena: contaba anécdotas, viejas historias familiares… Siempre había sido el alma de las fiestas, incluso se animó a cantar algunos villancicos.

Tras el delicioso banquete navideño, Carolina quiso enseñar a la familia la reforma que habían hecho días atrás en el patio y salieron de la casa. A Pedro se le ocurrió ir mientras tanto a la cocina a por un licor que había comprado la semana anterior, justo para compartirlo en aquella ocasión.

Una vez se hizo con él, regresó al salón para esperarles. Dejó el licor en la mesa. Simón le abordó.
—Eh, tío Pedro, ¿qué es esto? No será la guitarra que te pedí… —dijo con laúd en mano. El instrumento había vuelto.
—¡¿De… De dónde lo has sacado?! —preguntó presa de un amargo asombro y se lo arrebató enseguida.
—Estaba ahí, pero no lo vi cuando llegamos… —señaló la chimenea.
—Da igual. Vete fuera, rápido. Vete fuera con los demás.
—Vale, vale…
El chico se marchó enseguida.

—La chimenea… la chimenea... ¿Cómo es que estoy tardando tanto en quemarte? —amenazó Pedro al laúd mientras sostenía el mástil con fuerza y lo zarandeaba.

Se dirigió a la chimenea y, encolerizado, arrojó el laúd al fuego. Mientras las llamas lo envolvían, lo observaba triunfante.
—Feliz Navidad… —dijo con resentimiento y fue a servirse un poco de licor para celebrarlo.

Su familia hablaba fuera, se habían entretenido.

Bebió y, con el problema resuelto, pensó que sería buena idea avisarles para que entraran, pues hacía frío. No obstante, cuando se dirigía hacia la puerta, escuchó algo tras él. De nuevo, aquel estremecedor crujido.

El laúd permanecía en la chimenea, las llamas lo envolvían, sí, pero era como si la madera no prendiera. Se acercó. Entornó los ojos para distinguirlo. El fuego no lo consumía.

En ese momento, las llamas salieron del hogar estrepitosamente y rodearon el salón. Todas las posibles entradas o salidas quedaron obstruidas por las llamas. Pedro se alarmó. Miró a sus alrededores y se inquietó al verse rodeado por ellas. Volvió a poner su atención en el instrumento y justo cuando lo hizo, las cuerdas del mismo se alargaron y se precipitaron hacia él. Una le atravesó limpiamente uno de sus ojos y salió por la parte de atrás del cráneo. El resto de las cuerdas atravesaron otras zonas: garganta, brazos, abdomen, la parte derecha del pecho.
Hazlo ya, Gauriel —dijo el macabro rostro —es mejor proceder cuando siguen todavía con vida.

Pedro estaba paralizado, notaba como si las cuerdas le sostuvieran. Respiraba con dificultad al tiempo que se apoderaba de él la más angustiosa sensación de terror, posiblemente alguna de las cuerdas le había perforado uno de los pulmones.

Alguien se aproximó. Su aspecto era el de un antiguo juglar de cabellos cobrizos. Este tomó el laúd de la chimenea, siendo también inmune al fuego. Las cuerdas volvieron a su sitio.

Pedro cayó al suelo, bocarriba. Intentaba respirar desesperadamente mientras era víctima de un dolor insoportable. El juglar se acercó a él. Las llamas rodearon estrechamente a ambos.
Adelante...
El músico puso bocabajo el laúd y lo levantó, apuntando el mástil hacia el pecho de Pedro, quien observaba sumido en un temor indecible.

Instantes después, le golpeó varias veces a la altura del corazón para abrirse paso hasta él órgano. Los impactos eran implacables, la sangre salpicaba el laúd, al juglar, al propio Pedro…

Una vez cavado el despiadado hueco, el juglar se arrodilló junto a Pedro e introdujo su mano cuidadosamente para extraerle el corazón. Después, lo sostuvo frente a la cavidad del instrumento. El macabro rostro sonrió y las llamas que los rodeaban palpitaron con excitación. 

Nadie pudo hacer nada por Pedro.

Una vez que se extinguió el incendio del salón, encontraron su cuerpo, calcinado.

El laúd no estaba.


FIN


Espero que os haya gustado. Si queréis conocer más sobre la novela, podéis visitar su página web o podéis leer el primer capítulo en mylibreto:

¡Feliz Navidad ! ¡Felices Fiestas!

21 diciembre 2018

Microrrelato: Paisaje en una fotografía

Microrrelato para la iniciativa: Reto: 5 líneas.  Diciembre 2018. Especial Navidad.

Se trata de un reto planteado por Adella Brac en su blog. Consiste en escribir cada mes un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas, escogidas al azar.

Las palabras de este mes son:
Cadena, primera y casa.

Y además, por ser diciembre, se plantea un reto adicional, que trata de introducir en el micro un escenario de un paisaje nevado.

Y, continuando con la dinámica del terror, aquí va el micro navideño de este año:

Paisaje en una fotografía

En la primera fotografía que encontré, dentro de una vieja caja en el desván, aparecía una antigua casa rodeada por un paisaje nevado. Pensé que sería un adorno perfecto y la coloqué en el salón, junto a la decoración navideña. Sin embargo, fue un error desconocer su historia. Horas después, me hallaba sujetando el crucifijo de mi cadena mientras observaba la sombría figura que se manifestó en la imagen, junto al caserón.


Y para continuar con los mini-escritos navideños del reto, por aquí os dejo también los microrrelatos con los que participé en ediciones anteriores. Seguro que los recordáis 😃.

Mi participación en el Reto 5 Líneas la Navidad del 2017 

El año pasado, las palabras que se debía utilizar eran: tono, contestó y venas. Y elegir un elemento de los propuestos. Yo opté por el muñeco de nieve.

Este fue el microrrelato que escribí:

Muñeco de nieve

Aquel muñeco de nieve era muy extraño. Tenía un tono grisáceo y parecía muy vivo, tanto que un día le pregunté algo… ¡y contestó! Os aseguro que cuando lo escuché se me heló la sangre en las venas y no solo por oírlo, sino porque además me aterró su respuesta: No fui yo quien le hizo, él me fabricó a mí y yo estaba inmóvil en su jardín. 
Menos mal que era una pesadilla, que soy de Sevilla y que aquí prácticamente no nieva nunca.


Mi participación en el Reto 5 Líneas la Navidad del 2015

Y hace tres años, escribí el siguiente microrrelato para el reto y tuvo muy buena acogida .  El reto consistía en comenzar el relato como un villancico e incluir las palabras: encargadanombre y opinión. 

Allá va de nuevo:

Reclamación navideña

Pero mira cómo beben los peces en el río... ¡Ja! A quien corresponda: Soy un pez de río y mi nombre es Silurus. Quisiera transmitir mi descontento sobre este villancico, ya que esta canción ha sido la encargada de hacer creer a la gente que los peces de río bebemos. ¡En mi opinión debería ser revisada! Pues se trata de una información errónea. Solicito que se rectifique la letra con la mayor brevedad posible. 

Saludos cordiales.



¡Os deseo que paséis unas FELICES FIESTAS y que tengáis una gran entrada de año!

03 diciembre 2018

SORTEO de 1 ejemplar firmado de Casos descartados + 2 postales ilustradas. ¡Hasta el 22 de diciembre!

¡Neverland sortea un ejemplar firmado de mi novela Casos descartados con motivo del 10º Aniversario del blog! 

Y no solo el libro, quien gane el sorteo también recibirá dos postales ilustradas de dos personajes de la novela .

El sorteo será desde hoy, 3 de diciembre, hasta el 22 de diciembre y se anunciará el ganador o ganadora el 23 de diciembre, día del aniversario de Neverland.

¡Este puede ser un buen regalo para estas fiestas!



Podéis encontrar toda la información aquí:

¡Animaos a participar! Ya os digo yo que os divertiréis leyendo esta novela. 

Casos descartados, una comedia policíaca ambientada en el siglo XIX.


Actualización 23/12/2018

¡Ya tenemos ganador del sorteo! 
Enhorabuena al ganador y muchas gracias a tod@s por participar.