08 abril 2021

Mis curiosidades: 3 mapas antiguos extraños y bellos


¿No os llama la atención el tema de los mapas? Hoy en día vemos constantemente el mapa de nuestro país, el mapa de la tierra, consultamos Google Maps para llegar a alguna parte... Estas representaciones ya nos son muy familiares y, por eso mismo, ¿no sentís curiosidad cuando veis un mapa antiguo y observáis cómo se representaban los lugares por aquel entonces?

Se le llama cartografía a la ciencia de reunir, realizar y analizar medidas y datos de la Tierra para su posterior representación gráfica. Esta palabra proviene del griego χάρτης, chartēs (mapa) y γραφειν, graphein (escrito) y estos han sido creados desde la antigüedad.

Hace algunos días, encontré en la red algunos mapas antiguos con diseños fascinantes y quise investigar más sobre ellos. Pero no solo eso, además me apetecía mucho compartirlos con vosotros/as, así que en esta entrega de la sección "Mis curiosidades", os mostraré 3 mapas antiguos extraños y bellos y os hablaré sobre sus orígenes.

Así que... sin más dilación, os los presento a continuación: 

1. La Carta Marina de Olaus Magnus


La Carta Marina es un mapa de Escandinavia creado por el sueco Olaus Magnus en el siglo XVI, concretamente dibujado en Venecia en el año 1593.

Olao Magno tuvo mucha importancia en la creación de mitos relacionados con monstruos marinos. Fue el responsable de trasladarlos desde el lejano Océano Índico (allí estaban en la época clásica) a los mares del Atlántico del norte. 


Estos monstruos destacan por su tamaño, ferocidad y fealdad y representan un enorme peligro para los marineros, ya que su presencia es un anticipo de futuras calamidades.

Aquí podéis ver un fragmento ampliado:


Otra curiosidad es que Olao presenta a estos seres como criaturas reales, sin que tengan un significado simbólico. Por ejemplo:

El físeter o príster (monstruo verde en el detalle ampliado), del género de los cetáceos, tiene un tamaño de doscientos codos, “se alza muy por encima de las antenas de las naves y, extrayendo el oleaje de agua contenido en unas fístulas sobre la cabeza, lo arroja de tal manera, que como una inundación de lluvia hunde muchas veces las naves más resistentes... posee también una boca grande y amplia... tiene en todo el cuerpo una piel espesa y negra, aletas largas en forma de pies anchos, y cola de dos puntas de quince y veinte pies de anchura, con la que estrecha violentamente las partes rodeadas de las naves” (cap. 6, “Del fiseter y su crueldad con los marineros”). 

En este enlace de Wikipedia, tenéis la carta marina completa con muy buena resolución para apreciar los detalles. 

2. Leo Belgicus


El Leo Belgicus (león belga) fue usado en cartografía como símbolo de la región histórica de los Países Bajos, abarcando también a Bélgica y Luxemburgo con la silueta del león. 


El primer Leo Belgicus fue dibujado por el cartógrafo austríaco Michaël Eytzinger en 1583. Aquí os he destacado uno de estos mapas, pero existen varios más de ellos.


En este enlace los encontraréis todos y podéis ampliar detalle.

3. La Cabeza del Bufón


Y he dejado para el final el que más me llamó la atención. ¿Un mapa en una cabeza de bufón? Bastante llamativo, pero además es el más misterioso...


Quería encontrar más información acerca de esta representación y, por lo visto, poco se sabe sobre este mapa. Se desconoce el autor, la fecha exacta del grabado o su significado. No obstante, todo apunta a que este mapa es una burla de todo, incluso de la propia persona que lo esté mirando (cosa que tiene su lógica). 

El nombre exacto de la obra es "Fool's Cap Map" (Mapa del Gorro de Bufón). En el mapamundi que ocupa el rostro podemos observar que este se representa según la proyección de Abraham Ortelius (considerado el padre de la cartografía moderna) y por eso se cree que pudo realizarse a finales del siglo XVI. Se han buscado algunas pistas sobre su creación en la cartela que hay a la izquierda de la burlesca cabeza, en la que dice lo siguiente:


Demócrito de Abdera se rió [del mundo], Heráclito de Éfeso lloró por él, Epichtonius Cosmopolites lo representó”.

La mención de Demócrito y Heráclito se interpreta como el filósofo que llora y el filósofo que ríe. Pero... Según esta leyenda, ¿fue Epichtonius Cosmopolites el autor del mapa? No. No es así. Este nombre significa "un ciudadano del mundo", por lo que el autor se esconde tras el anonimato.

Y lo cierto es que este mapamundi está cargado de simbolismo. Además de la anterior, se pueden observar numerosas frases en latín:

"Nosce te ipsum" (en la parte superior). 

"Vanitas, vanitatum et omnia vanitas" (en el centro del bufón). 

"Stultorum infinitus est numerus" (bajo el mamamundi). 

Significan: "Conócete a ti mismo", "Vanidad de vanidades, todo es vanidad" y "El número de tontos es infinito".

Para rematar, sumémosle la simbología de la tradicional ropa del bufón: la capucha con cascabeles, que representa supuestamente las orejas de un burro y el cetro que parodiaba al cetro real, símbolo de autoridad. 

Según algunas fuentes, asociar el mundo a la figura del bufón puede interpretarse como que se trata de un lugar irracional o estúpido para vivir. O esto, o podemos considerar la imagen como un antiguo chiste visual representado a partir de un mapamundi.

Pero bueno, de una forma u otra, tengo que admitir que conocer todos estos detalles sobre el mapa ha terminado por sacarme una sonrisa. Así que por mi parte, el bufón ha cumplido con su cometido.



***

Además de estas, existen muchas más representaciones. He puesto las que más me han llamado la atención. Si os interesa el tema, os invito a seguir investigando. Y, por supuesto, si encontráis mapas muy peculiares, os animo a que me lo comentéis para verlos también :). 

¡Espero que os haya gustado!


Por mi gusto por la historia, el arte y la cultura en general, nació en mi blog la sección Mis curiosidades en la que voy recogiendo entradas con temáticas relacionadas.
Además, todo esto supone una gran fuente de inspiración y documentación para mi escritura :)

Entradas relacionadas

18 comentarios:

  1. Es la primera vez que veo un mapa en la cabeza de un payaso. Es realmente misterioso y hace que mucha gente pregunte el significado del mapa.

    Saludos desde Indonesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, cuando encontré el mapa de la cabeza de bufón, también era la primera vez que veía uno así. Por eso me llamó tanto la atención y quise investigar sobre él.

      Gracias por la visita. Un saludo :)

      Eliminar
  2. ¡¡Hola M.A!! A mí también me parecen fascinantes, sobre todo los que son curiosos y especiales, como los que nos has traído hoy. Y mira si me llaman la atención que sólo tengo un cuadro en toda mi casa y es justo un mapamundi bastante grande. No pasa de moda, sin duda. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Es cierto que no pasa de moda. Siempre hay algo interesante para investigar tanto en la cartografía antigua como en la moderna. Por ejemplo, llevándolo al plano virtual: ¿has visto esas imágenes misteriosas que corren por las redes captadas en Google Maps?
      Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Muy interesante el que mas me ha gustado fue el león. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado el post. El del león, sin duda, es fascinante, sobre todo el cómo han adaptado el territorio a su representación.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Pienso en mapas en la literatura y pienso en Tolkien. Ame los mapas Olao. Sera que vio alguna vez esas criaturas? Google Maps le quito la magia a los mapas, ja. El mapa del bufon tambien es tremendo. Para enmarcarlo! Tambien me sacaron una sonrisa tus curiosidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Cierto, los mapas literarios, como los de Tolkien, también son fascinantes. Merece la pena investigar sobre este tema y daría para escribir otro post sobre ellos. El mapa del bufón es mi favorito je, je, je. Impactante todo lo que se lee ahí. El Google Maps tiene su utilidad, pero para nada es tan artístico como lo que estamos mencionando. Aunque, tiene su misterio en cuanto a las extrañas imágenes captadas por las cámaras (creo que hay por ahí leyendas, creepypastas...).
      Me alegra que te haya parecido interesante el post!

      Eliminar
  5. ¡Hola, M.A.! Ostras que entrada más interesante. De mapas "extraños" conocía el de Piri Reis que en 1501 recogía continentes que según la Historia no podía saber. Los que nos muestras son bellísimos, siempre me pareció un milagro que desde el suelo se pudiera representar tan fielmente los contornos de los continentes.
    Sin duda el del bufón se lleva la palma y al menos reconforta saber que no solo es nuestra época la que está plagada de tontos, sino que en todas cocían habas, ja, ja, ja... Cuatro siglos después podría añadirse a esas frases la famosa de Einstein que nos dice que solo hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, aunque de lo primero no está todo seguro. Fantástica entrada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por el aporte. Le he echado un vistazo al de Piri Reis, también alucinante y con una historia interesantísima. (Para quien lea este comentario, algunos datos llamativos sobre este mapa son: que está pintado en cuero de gacela y que incluye curiosos dibujos sobre descubrimientos importantes).
      El del bufón es que es ya muy peculiar, porque además de mostrar un mapa, encierra todo un mundo de crítica y simbolismo que todavía nos hacen reflexionar hoy en día je, je, je.
      Me alegra que te haya parecido interesante. Un abrazo :)

      Eliminar
  6. ¡Fantásticos!... Acabé la mili en el servicio geográfico del ejército, en Sevilla, y desde aquellos tiempos remotos, no me lo pasaba tan bien ‘brujuleando’ por cartografías antiguas.
    Sobre todo me fascina la Carta Marina de Olao Magnus que no conocía entera, pero sí, desde joven, el detalle del gran remolino “Maelstrom”, frente a las costas de las islas noruegas Lofoten.
    Todo un descubrimiento y un regalo. La felicito por su curiosidad, que comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras, me alegro de que le haya gustado esta entrada. Yo me lo he pasado genial buscando la información y todo lo que he descubierto me ha parecido fascinante. Me alegra saber que tuve una buena idea en cuanto a compartir la experiencia aquí en mi blog :)

      Eliminar
  7. Hola :)
    Sin duda una entrada muy interesante, los de leo me han llamado mucho la atención.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra que te haya gustado la entrada. Creo que lo más llamativo del Leo Belgicus es la manera de adaptar el territorio a esa figura del león.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  8. Que buena entrada por favor ¡Fue genial! Yo tengo un atlas enorme de 1950 que uso para sacar de fondo las fotos de IG y me encantan los mapas en papel pero no conocía estos mapas tan extraños. Creo que no sabría leerlos. Ame el de las criaturas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra mucho que te haya parecido interesante esta entrada. El mundo de la cartografía es fascinante, todo lo que se puede analizar y aprender :). El mapa de las criaturas tiene tantísimos detalles que es para observarlo durante un buen rato je, je, je.

      Eliminar
  9. Muy interesante. Llevo viviendo en Bélgica veinte años y no conocía el "Leo Belgicus". Es un mapa flamenco, sin duda. Para empezar, el león es el símbolo de Flandes, así como el gallo es el símbolo de Valonia (la región francófona de Bélgica, el sur del país). Para continuar, casi todos los nombres que se pueden distinguir están en flamenco, aunque en las reproducciones es difícil distinguir hasta donde extienden el mapa por el sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el aporte sobre el "Leo Belgicus", así podemos ampliar información :). Me parece fascinante cómo han adaptado el territorio a la figura del león para dotarlo de ese simbolismo. Por suerte, tenemos las versiones de todas estas representaciones en buena resolución para poder apreciar cada detalle porque es algo que, desde luego, merece mucho la pena.

      Eliminar