05 diciembre 2019

Mis curiosidades: Iconografías de santos visualmente impactantes

¿No os habéis preguntado alguna vez acerca de la iconografía de los santos? Se trata principalmente de características mediante las cuales son representados para que podamos identificarlos. Suele consistir en su vestimenta, ciertos rasgos físicos, objetos y animales.

Esta tradición se remonta, sobre todo, a la iconografía cristiana durante la edad Edad Media y podemos encontrar representaciones de diferentes santos con báculos, libros, dragones... Por ejemplo, tenemos esta pintura de San Jerónimo, que suele aparecer representado junto a un león porque según su historia, curó la pata de la fiera y esta permaneció junto a él hasta el día de su muerte. 


En este caso estamos viendo una imagen bastante serena. Pero si nos paramos a analizar diferentes representaciones artísticas de distintos santos (pintura, escultura, etc), no todas estas imágenes tienen el mismo impacto visual.

A continuación veremos siete iconografías de santos visualmente impactantes en las que descubrimos el porqué de sus representaciones.


San Judas

San Judas Tadeo fue, según diversos textos, uno de los discípulos de Jesús de Nazaret, formando parte de los doce Apóstoles. Es el patrón de las causas difíciles y desesperadas

Estampa Iglesia de San Antonio Abad (Sevilla).

En esta imagen, podemos ver que sostiene un hacha. También ha sido representado con una maza o una alabarda, incluso con espada. Porta este elemento porque hace referencia a cómo fue su muerte. Su historia cuenta que fue martirizado y decapitado.

Por otra parte, sostiene la palma de mártir y un medallón con la imagen de Cristo.


Santa Lucía

Santa Lucía fue una mártir cristiana. Es la patrona de la vista, los pobres, los ciegos, los niños enfermos y de las ciudades. También se considera patrona de los campesinos, electricistas, fotógrafos y otras profesiones como sastres y escritores.

Fotografía que he tomado de la fachada de 
la Iglesia de Santa Catalina (Sevilla).

El principal impacto de esta imagen es hallar a Santa Lucía sosteniendo una bandeja sobre la que reposan dos ojos.  La relación entre Lucía y los ojos deriva de la cercanía etimológica del nombre griego «Lucía» con el término latino lux (luz). También existe una leyenda que cuenta que la belleza de los ojos de Lucía no dejaba descansar a uno de sus pretendientes, por lo que ella se los arrancó y se los envió. Asombrado por el valor de ella, el pretendiente se convirtió al cristianismo.


San Sebastián 

La veneración a San Sebastián es muy antigua y está muy extendida y es uno de los santos más reproducidos en el arte.

San Sebastián (Il Sodoma, 1525).

San Sebastián fue soldado del ejército romano y del emperador Diocleciano. Cuando descubrieron que era cristiano, el emperador Maximiano lo obligó a escoger entre su condición militar y su fe religiosa. Sebastián eligió seguir siendo cristiano. Enfurecido, el emperador lo condenó a morir. Los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de flechas, dándolo por muerto. Sin embargo sobrevivió y cuando le reprochó al emperador su conducta por perseguir cristianos, este mandó a que lo azotaran hasta la muerte. Se cuenta que los cristianos enterraron su cuerpo en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva su nombre.

Normalmente, vemos a este santo representado atado a un poste y atravesado por flechas.  


San Lorenzo

San Lorenzo es el tercer santo patrón de la ciudad de Roma.

Imagen 1: El martirio de San Lorenzo (Jan Boeckhorst).
Imagen 2: Escultura en la fachada de la Catedral de Sevilla.

San Lorenzo fue martirizado en una parrilla. La representación más común del santo es como un joven imberbe que sostiene dicho instrumento, el cual se utilizó para su martirio.

Cada 10 de agosto, en la ciudad del Vaticano, se expone un relicario que contiene una cabeza quemada (que se supone de San Lorenzo) para recibir veneración.
Otra impactante curiosidad es que en La Comunidad de Madrid se encuentra el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, alzado por Felipe II, el cual hizo construir la edificación con forma de parrilla.


San Dionisio de París

San Dionisio de París también es llamado el Santo Sin Cabeza.

San Dionisio de París. Catedral de Notre Dame (París).

Saint Denis fue el primer obispo de París, donde fue martirizado junto con sus dos compañeros Rústico y Eleuterio, con quienes llegó a Francia desde Italia (entre los años 250-270) con el fin de evangelizarla. También se conoce como «el apóstol de las Galias».

Se cuenta que tras ser decapitado, Dionisio caminó seis kilómetros con su cabeza bajo el brazo, atravesando Montmartre, por el camino que, más tarde se conocería como calle de los Mártires. Al terminar su trayecto, entregó su cabeza a una piadosa mujer descendiente de la nobleza romana, llamada Casulla, y después se desplomó. En ese lugar se construyó la célebre Basílica de Saint-Denis en su honor en la ciudad que actualmente lleva ese mismo nombre.

Llama la atención ver la imagen de un santo sosteniendo su propia cabeza.


San Clemente 

San Clemente I es conocido también como Clemento Romano.

Escultura en la fachada de la Catedral de Sevilla.

Clemente era hijo de un senador romano y se convirtió al cristianismos después de escuchar a San Pedro en Roma. Se le condenó a ser arrojado al Mar Negro con un ancla atada al cuello, para que su cuerpo no fuera recuperado y así no se pudieran venerar sus reliquias.

El ancla que está presente en su iconografía, también es símbolo de la Esperanza como virtud y la firmeza de la fe.


San Bartolomé

San Bartolomé fue uno de los Apóstoles de Jesús.

Estatua de Bartolomé apóstol en la Catedral de Milán, Italia.
Fuente imágenes: 1 / 2 / 3

Es habitualmente representado en el arte con un gran cuchillo, pues su martirio fue ser desollado vivo, motivo por el que es el patrón de los curtidores. En ocasiones también lo vemos despellejado, cogiendo su piel como si se tratase de una prenda de vestir. 

Podemos apreciar impactantes detalles en la escultura de la imagen, como la piel colgante perteneciente a la cabeza (incluso con la barba) y las manos, así como los detalles anatómicos de la musculatura en todo el cuerpo desprovisto de piel.

Un dato curioso es que en la Capilla Sixtina, fue representado por Miguel Ángel, y se cree que la piel que sostiene el santo es un autorretrato del mismo autor. (Fijaos que aquí lleva el cuchillo en una mano, pero no aparece desollado, sino sosteniendo la piel).


También he encontrado en internet algunas representaciones pictóricas de este santo que crean un fuerte impacto visual, sobre todo las más antiguas. 

***

Y aquí finaliza esta entrada. Como habéis visto, podemos encontrar representaciones de los santos a lo largo de diferentes épocas y movimientos artísticos. Y es posible reconocerlos mediante sus símbolos, los cuales también narran sus historias. Aunque, según la representación y lo que lleven con ellos, su imagen puede resultar más o menos impactante. Aquí hemos analizado aquellas que crean un choque visual y nos hace preguntarnos el motivo de esa representación, respuesta que encontramos cuando conocemos sus historias.


Una de las principales fuentes de información ha sido Wikipedia.

Entradas relacionadas

10 comentarios:

  1. ¡¡Hola M.A!! Muy curioso tu post de hoy, algunas historias las conocía, pero otras no y me han resultado muy peculiares. La estatua de San Bartolomé de la catedral de Milán es impresionante. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La estatua de San Bartolomé es realmente impactante. Diría que incluso parece un detallado estudio anatómico. Por mucho que observo la imagen, no termino de salir de la sorpresa.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me encanta el post! Me gusta mucho leer cosas históricas, el tema Santos me gusta pero nunca me dio por leer que significaba cada símbolo que llevan, ha sido una lectura impresionante. El que más me impresionó ha sido el último! Fantastico el post de verdad, me encanta! Mil gracias.
    Que tengas un feliz día preciosa muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! A mí me resulta interesante conocer los motivos de ciertas cosas. En este caso, saber por qué los santos se representan con determinados elementos y qué simbolizan. A partir de ahí, conocemos además sus historias. Me alegra que te haya gustado el post.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Uy la de san Bartolome me traumo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es difícil encontrar una figura más impactante que esa. Deja sin palabras.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Desde luego que si nos ponemos a analizar las imágenes como has hecho nos encontramos con historias que bien podrían servir a una película gore. De las figuras que mencionas conocía a San Sebastián, el patrón del pueblo de mis padres en Almería; y Bartolomé, a quien encontré mientras me documentaba para un relato y que al conocer su historia sirvió de nombre del protagonista. Estupenda entrada. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que los martirios de los santos son auténticas historias de horror y terminan dando lugar a representaciones impactantes a lo largo de la historia del arte. A raíz de ver pinturas y esculturas que me impactaron, decidí investigar un poco sobre el tema y terminé encontrando estas historias (algunas las conocía, pero otras no).
      Me alegra que te haya parecido interesante. Un abrazo :)

      Eliminar
  5. ¡Hola! Buena entrada, creo que has elegido muy certeras las imágenes. Me ha impactado sobre todo la historia de San Judas Tadeo, aunque todas tienen su cosa. Y es verdad que la expresividad iconográfica religiosa intimida un poco, a veces. Parecen efigies vivas, te miran algunas como transmitiendo mensaje, como si reprocharan nuestros “pecadillos”. En fin, está muy bien expuesto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Tanto las historias como algunas representaciones crean un impacto en nosotros difícil de olvidar.La iconografía religiosa siempre nos suele contar algo, pero como comentaba, a veces encontramos imágenes más serenas, pero luego hay otras representaciones artísticas que impactan bastante y hace que nos formulemos preguntas. ¿Por qué lleva este santo un hacha? ¿Por qué hay un santo sin piel? ¿Por qué sostiene ese santo su propia cabeza? Si investigamos y conocemos sus historias, ahí encontramos las respuestas.
      Un abrazo :)

      Eliminar