18 junio 2019

¡Trayendo el laúd encantado a la realidad!

Ya hace algo más de un mes desde que presenté mi novela El Rostro en el laúd en el evento de terror SÁBADO SOBRENATURAL que se celebró en el Ateneo de Dos Hermanas en Sevilla.

Como ya os comentaba en dicha entrada, para la presentación se me ocurrió construir el laúd encantado que da nombre a la novela.


Fue un proyecto apasionante, pero tuve la idea una semana antes y ese fue el tiempo que mi marido (que se apuntó sin dudarlo a la aventura) y yo tuvimos para traer el instrumento a la realidad. Tenía esperanzas en que pudiéramos conseguirlo gracias a sus conocimientos en ingeniería y los míos en Bellas Artes 😃.

Al final disfrutamos tanto en todo el proceso y quedamos tan contentos con el resultado, que me ha parecido buena idea contaros cómo fue construido el instrumento paso a paso.

El papel del laúd en la novela.

Para poneros en contexto, os cuento brevemente la sinopsis del libro.

El Rostro en el Láud es una novela de terror que gira en torno a una antigua leyenda sobre un laúd que cobija un grotesco rostro en su interior que cobra vida y el juglar que lo portaba allá por el siglo XVI. La historia tiene lugar en Sevilla. Cuando Julia, una historiadora que conoce la leyenda, lo encuentra en la actualidad decide estudiarlo y es a partir de entonces cuando empiezan a suceder a su alrededor una serie de extraños acontecimientos.

Comienza la construcción del laúd: 
Madera, madera y más madera.

Como todo proyecto creativo, el primer paso fue la idea, pero había que ponerse manos a la obra. Antes que nada tuvimos que hacernos con los principales materiales.

Este revoltijo de madera debía formar el laúd...


Y había que empezar desde su interior, así que lo primero que construimos fue el armazón.


Una de las partes en las que más cuidado había que tener era el proceso mediante el cual la madera debía tomar la forma. A grandes rasgos, lo que se hace es humedecerla y fijarla bien en la forma deseada para que cuando se seque adquiera el aspecto que buscamos.


Teníamos que asegurarnos de que la estructura quedase lo suficientemente resistente.

El exterior y el rostro.

Una vez construido el esqueleto, había que ir definiendo los elementos exteriores. Uno de los más importantes era la parte delantera y su textura, obtenida dibujando primero las formas que debían ser talladas y después interviniendo con diferentes tipos de gubias para crear una superficie irregular y lúgubre, tal y como se describe que tiene el instrumento en el libro.


Para el rostro, adquirí una máscara de disfraz cuyos ojos y frente encajaran con mi idea de cómo sería el rostro grotesco y además se pareciera al de la portada de la novela. Se pintó de blanco. Esta es una prueba con la superficie de delante tallada y el rostro en el hueco:


Decidimos añadirle un circuito para crearle unos ojos al rostro y que estos se iluminasen.


Que se integró en el armazón del laúd y en el mástil.


Después, se unieron todas las piezas del laúd y se recubrió la parte de atrás con tiras de madera, cinta de carrocero, cartón y tiras de papel con cola.



La pintura y los detalles finales.

La parte de atrás se pintó de un color marrón liso similar al color que se utilizó en la parte de delante. Elegimos un tono de pintura que emulase la madera vieja, también para el rostro que emerge del interior del laúd, para que quedase integrado en el instrumento.


A modo de anécdota, os cuento que finalmente le pusimos las cuerdas el propio sábado por la mañana y ese mismo día por la tarde tuvo lugar el evento...

El resultado

Aquí está el laúd terminado...


...y aquí en la presentación del libro en SÁBADO SOBRENATURAL.



Comenzamos el proyecto sin saber ciertamente si tendríamos tiempo de terminarlo para el momento de la presentación, pero tras salvar algunos obstáculos que nos fuimos encontrando por el camino, conseguimos el objetivo que nos propusimos. Además, nos divertimos mucho.


Espero que os haya parecido interesante esta entrada y os haya transmitido al menos parte de la emoción que sentimos nosotros al traer el laúd encantado a la realidad.


Entradas relacionadas

5 comentarios:

  1. ¡¡Hola M.A!! Me alucinó cuando vi que habíais hecho el laúd, pero ahora, viendo el proceso me ha alucinado más. Ha quedado estupendo y terrorífico, creo que no compraría nunca un laúd así, da mieditis sólo de verlo, y si se le iluminan los ojos de esa cara tan terrorífica, ya ni te cuento, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Te salio muy bien esperó que te haya ido genial. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. Se hacía notar que la cosa tuvo lo suyo. Bien que hayas explicado los detalles paso a paso. La idea plasmada en el libro sabes que me gustó mucho, siempre la he descrito original y bien manejada, no me cansaré de decirlo. Sigo con la espinita de leer una segunda parte. Y ahora ver materializado el Laúd, ya ni te cuento, la mirada viva de ese rostro. Acertada la planificación, muy logrado el proyecto, la entrega plena en tiempo récord, os felicito a ambas partes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Rebosais arte por todos los poros. Espero poder seguir disfrutando tanto de tus relatos cómo todo lo que os se ocurra. ¡Muchos éxitos para con los libros! ¡¡¡Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por vuestros comentarios! Me alegra mucho que os haya gustado el resultado de traer el laúd a la realidad. Pusimos mucha ilusión y leer vuestras palabras me llena de alegría :)

    ResponderEliminar