29 noviembre 2018

Microrrelato: Una familia peculiar

M.A. Álvarez. Microrrelato

Microrrelato para la iniciativa: Reto: 5 líneas.  Noviembre 2018.

Se trata de un reto planteado por Adella Brac en su blog. Consiste en escribir cada mes un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas, escogidas al azar.

Las palabras de este mes son:
Llamo, necesario y trozo.


Y aquí está el micro que se me ha ocurrido:

Una familia peculiar
Corto un suculento y sabroso trozo de carne... Lo pongo cuidadosamente en el plato y tengo que controlar una atroz y voraz sensación de hambre para no darle ni un triste mordisco. Después, llamo a mi hijo para que venga a almorzar. Sentado a la mesa, lo prueba ¡y me dice que no le gusta! Entonces, le reprocho: “¿De verdad es necesario que vuelva a recordarte que hay otros zombis que no tienen nada que llevarse a la boca?”


En esta ocasión vuelvo a la temática zombi. No suelo recurrir a ella con mucha asiduidad, pero ya con este son varios escritos los que publico en el blog.

Otros microrrelatos son:
De momento, textos cortitos para este subgénero que, como ya comentaba cuando publiqué "Supervivencia" tiene mucho camino recorrido y eso dificulta crear algo novedoso. Pero bueno, practicando se aprende, ¿no? :P.


Entradas relacionadas

8 comentarios:

  1. ¡¡Hola M.A!! Tus prácticas con estos microrrelatos son realmente fantásticas, nunca nos dejas indiferente con ellos, cuanto se puede decir en tan pocas líneas. Sin duda, la familia es un tanto peculiar. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias. Al final le he cogido mucho gusto al microrrelato. Me encanta escribirlos y me gusta bastante que quienes los leéis disfrutéis también de ellos.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Vaya, la temática zombi focalizada desde una óptica distinta, engañosa. Siempre esos giros. Tus excepcionales giros, M.A. Y, claro, te felicito una vez más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los giros jejeje. Al final puede que sea uno de mis puntos fuertes. Tengo que seguir practicándolos porque bien hechos, tienen muy bien efecto,
      Un abrazo :)

      Eliminar
  3. El hijo zombie puede ser un poco pretencioso, a lo mejor quiere alimentarse de reinas del grito, rubias, atractivas, que se caigan, que griten. Y tal vez cazarlas, para jugar un rato con la comida.
    Breve y efectivo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido jejeje, pero es una gran idea. Quizás lo del trozo de carne en el plato sea muy aburrido para él o antes de comer tenga que abrir el apetito persiguiendo a una de estas protagonistas propias de las pelis de terror.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Uy me sorprendí que fueran zombies pensé que eran una familia común y corriente. Te mando un beso

    ResponderEliminar