26 noviembre 2018

Mis curiosidades: Exposición Terracota Army, Gerreros de Xi'An

Por mi gusto por la historia, el arte y la cultura, nace en mi blog la sección Mis curiosidades en la que iré recogiendo entradas con temáticas relacionadas.
Además, todo esto supone una gran fuente de inspiración y documentación para mi escritura :)

Cambiando totalmente de tercio, en este apartado de "Mis curiosidades" nos vamos a la antigua China, ya que está dedicado a cuando visité la exposición TERRACOTA ARMY - GUERREROS DE XI'AN hace un par de años cuando estuvo en Sevilla, concretamente en el Muelle de las Delicias.

También estuvo en Madrid, Bilbao y Barcelona y tuvo muchísimo público. De hecho, en algunas ciudades (no sé si en todas) se amplió el tiempo de la exposición porque recibía muchos visitantes.


La Exposición

Esta exposición daba la oportunidad de conocer la historia de esta singular armada, así como la del emperador Qin Shi Huang, quien mandó construir un ejército de más de 8.000 figuras para que le acompañara después de la muerte.

Este es uno de los spots publicitarios:


Según las palabras del escritor e investigador Javier Sierra (comisario de la exposición), el evento  trataba de "un viaje al corazón de los hallazgos arqueológicos más enigmáticos de la historia". 

La exposición recogía más de 150 piezas que eran reproducciones originales de los hallazgos del mausoleo de Qin Shi Huang. Por supuesto, me hubiera gustado ver alguna pieza original, histórica. Pero sí que es cierto que esta muestra sabía muy bien ofrecer la información referente a este hallazgo y su gran importancia. Además de los carteles explicativos a lo largo del recorrido, se mostraba un documental con toda la historia del descubrimiento del Ejército de Terracota.


Un poco de historia

Hoy en día podemos encontrar muchos documentales y datos sobre el emperador y el ejército, una historia que resulta bastante interesante. 

El conjunto de los Guerreros de Terracota está compuesto por más de 8000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real. Fueron enterradas cerca del autoproclamado primer emperador de China de la Dinastía Qin Shi Huang, en el 210-209 a. C. 

Se creía que enterrando estas estatuas, el emperador podría seguir teniendo tropas bajo su mando en el Más Allá para defenderse de sus enemigos y continuar con sus conquistas. 

El ejército fue enterrado en formación de batalla en tres fosos, 1,5 km al este de la tumba del emperador. Los tres fosos tienen entre 4 y 8 metros de profundidad que actualmente han sido excavados.

Y aquí viene uno de los datos más curiosos:

Cada figura que conforma el ejército tiene características propias: edad, rasgos, peinados, bigotes, etnias... Las cabezas y manos eran modeladas aparte y después se añadían a los cuerpos. Los uniformes reflejan los rangos militares a los que pertenece cada miembro de terracota. Además, los soldados portan diferentes armas: espadas, arcos, lanzas, etc. (Estas armas fueron robadas posteriormente cuando, tras la caída de la dinastía Qin, los campesinos saquearon la tumba). Realmente, las figuras poseen colores vivos y brillantes, pero se pierden unas horas después de estar expuestas al exterior. Por eso se buscan nuevas técnicas de extración antes de continuar con la excavación de nuevos guerreros.

Sin duda, se trata de un trabajo artístico y artesanal de gran envergadura. 

Los guerreros fueron descubiertos durante unas obras de abastecimiento de agua en marzo de 1974 cerca de Xi'An de forma casual. Tras el hallazgo de la primera fosa, continuaron las excavaciones en años posteriores. Desde 1987 están considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en 2010 los responsables de la excavación recibieron el Premio Príncipe de Asturias por su labor.


Algunas fotografías de la exposición

Estas son algunas de las fotografías que tomé en la exposición. 


Vasija de vino Zun en forma de Fénix.




Durante las ceremonias se utilizaba la vasija para manipular vino caliente. El fénix es símbolo de buen gobierno y trae paz y riqueza al Imperio. Esto corresponde con la imagen que el emperador Qin Shi Huang tenía de sí mismo. Él no se consideraba un tirano, sino un emperador que logra traer la paz tras un largo periodo de luchas.

Fragmento de la espada de un oficial.


Existen dos versiones de espadas, ambas de doble filo y hoja recta. La más común, la corta mide 45-50 centímetros; las espadas más largas, de casi un metro, son menos comunes, solo se han recuperado 17.

Soldado de terracota.


Todos los soldados de terracota tienen el pelo largo recogido en diferentes e intrincados estilos. El detalle que cubre el peinado indica el escalafón del soldado. Cada uno de los más de 7.000 soldados de terracota fue caracterizado individualmente.

Los soldados llevaban túnicas acorazadas y su longitud variaba en función de su rango; hechas de piel, láminas de metal o láminas de piedra. En esta figura se puede observar una túnica convencional de un arquero.

Soldados en el foso.



Aquí vemos dos imágenes de la reproducción del foso. Como detalle, en la primera se observan algunos caballos y en la segunda podemos ver la comparación de las diferencias entre las figuras (rostro, bigotes, peinados...).

Más soldados antes de abandonar la exposición.


Antes de abandonar la exposición encontrábamos una última sala con más soldados en vitrinas independientes. Una vez más vemos la diferencia entre ambos, cosa que no deja de fascinarme.


Y aquí se acaba esta pequeña visita. Espero que os haya gustado :)



El Ejército de Terracota en el cine


Aunque antes de terminar esta entrada me gustaría comentar a modo de anécdota la aparición de este singular ejército en el cine. En concreto en la película La Momia 3: La Tumba del Emperador Dragón. No está considerada precisamente la mejor producción de la saga, pero no deja de parecer curioso ver resucitar a un Ejército de Terracota para entablar una batalla.

Este es un fragmento de la película:


Me he fijado en el detalle que, cuando son invocados salen de distintos fosos. 

En este caso, en la trama de la película, los soldados pertenecen a otra historia de ficción muy diferente. El argumento es:


El rudo emperador chino Dragón (Jet Li) y su gran ejército son hechizados y enterrados por una bruja maldita. Cuando el joven arqueólogo Alex O'Connell es engañado para revivir al emperador, él y sus famosos parientes (Brendan Fraser, Maria Bello) deben encontrar la forma de mandar a los malos de regreso a las tumbas antes de que él pueda despertar a su gran ejército y se apodere del mundo.


Y además de esta escena, podemos ver a lo largo del film otros momentos en los que se hace referencia a este batallón, como cuando la bruja pronuncia su maldición y tanto el emperador como sus hombres, son convertidos de humanos a figuras de barro.


Entradas relacionadas

8 comentarios:

  1. Uy que genial me pareció una entrada muy interesante. Me hubiera gustado ir al exposición pero pude ver algo gracias a ti.Te deseo una buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí la verdad es que es una historia interesante. Me pareció buena idea añadir esta visita al apartado de curiosidades :)

      Eliminar
  2. ¡¡Hola M.A!! Tenía conocimiento de estos soldados de terracota, pero no tenía ni idea de que eran tan diferentes entre sí y con tantos detalles, realmente fascinante. Gracias por acercarnos a esta curiosa exposición. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me pasó lo mismo cuando fui a la exposición. Me di cuenta de que algo conocía sobre la historia, pero el hecho de diferenciar de esta forma a miles de figuras me sorprendió mucho. Vaya trabajazo. Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Qué suerte haber podido visitar la exposición de los guerreros de XIʹAN. Cuando estuvo en Madrid yo estaba fuera; y lo sentí porque me interesaba, había leído sobre ello. No recordaba que el comisario hubiese sido Javier Sierra, coincido plenamente con sus palabras. Sin duda hablamos de uno de los hallazgos históricos más enigmáticos de la historia. Las 150 piezas elegidas entre miles provistas de gran precisión de rasgos diferenciados, vestuario y armamento, documental o carteles incluidos que lo representaron, por no hablar de las imágenes son ya el no va más. Ineludibles. Lástima que se pierdan sus vivos colores en cuestión de horas; sugiere, quizá, un frágil esmalte. Ojalá nuevos métodos permitan su conservación. Patrimonio de la Humanidad es el estatus que les pertenece, lo comparto. Y sí, merecido el premio Príncipe de Asturias otorgado a los responsables que les dan luz. Un valor añadido como fuente de inspiración cinematográfica. Rica, rica la información. Pasar por tu blog no defrauda, M.A. Enhorabuena. Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues me alegra haberte traído un trocito de esta exposición. Lo de los colores en las figuras me recuerda a las esculturas del arte clásico que hoy conocemos en mármol y supuestamente estaban policromadas. Las reconstrucciones de esto último que comento rompen todos los esquemas al verlas jejeje. Gracias y un abrazo :)

      Eliminar
  4. ¡Hola! Había leído y visto en algunos documentales sobre el deterioro en las teselas de ciertos mosaicos esmaltados. Supongo que en las policromías de las esculturas clásicas es distinto. Que rompan los esquemas les hace aún más interesantes. El enigma que les envuelve es lo que nos “engancha” de algún modo; queremos saber más. Yo quedé, y así sigo, intrigada. Llama la atención el logro en el cincelado de los bajorrelieves y rasgos faciales. Me ha caído fenomenal esta entrada. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo también quise saber más de estos guerreros y estuve buscando más información. Tuve la suerte de pillar en la tele un documental sobre la teoría de cómo habían podido fabricarse estas figuras. Unos artesanos las reproducían para tratar de dar una respuesta precisa a esta pregunta. Pero, por lo visto, hay varias versiones al respecto. Muy interesante :)

      Eliminar