27 marzo 2015

Relato: La hija del granjero



Relato para la iniciativa: Cuéntame tu historia.

(Cuéntame tu historia X). 


Esta iniciativa consiste en escribir un relato a partir de un tema o un personaje propuesto.

El tema propuesto para Cuéntame tu historia X es el siguiente:

El relato debe ser en forma de diario secreto. El personaje y la temática son libres, pudiendo repetir algún personaje de un relato anterior.




Yo he elegido un personaje que aparece en uno de mis relatos anteriores para este iniciativa, titulado El joven de los pájaros (Click en el título para leerlo, aunque no es indispensable leerlo en primer lugar). 


Y este es mi relato:

La hija del granjero.



Día 1
Mi querido diario. Estoy muy emocionada porque mañana vuelvo a la granja con mi padre. Cuando tuve que partir me encontré muy triste porque lo estaba pasando muy bien con él. Estábamos haciendo juntos un espantapájaros. Me hubiera gustado mucho verlo terminado antes de irme.

Día 2
Querido diario, ¡ya estoy con mi padre! Acabamos de cenar y ahora estoy en mi habitación. Ha sido un día muy extraño. Cuando vi que el espantapájaros estaba terminado me puse muy contenta. Pero mi padre no ha querido hablar de ello, ni siquiera me ha dejado que me acerque para verlo. El resto del día ha estado muy serio. Ha escuchado todo lo que tenía que contarle, sin embargo, él apenas ha pronunciado unas pocas palabras. Voy a dormir. Mañana veré qué tal está.

Día 3
Definitivamente mi padre está muy raro. Pasa la mayor parte del día fuera, mirando al espantapájaros. Y es verdad que hay algo extraño en él, ya que yo también me he dado cuenta de que atrae e los pájaros en lugar de espantarlos. Pensé que mi padre los echaría, pero no hace nada. Supongo que es porque no picotean el grano.

Día 4
He intentado acercarme al espantapájaros para verlo más de cerca. Pero mi padre ha vuelto a prohibírmelo en cuanto me ha visto. Le he pedido varias veces que me cuente qué está pasando, pero se empeña en repetirme que no me acerque, sin darme más explicaciones. Quizás intente acercarme por la noche, cuando me asegure que está durmiendo. Quiero saber qué pasa.

Día 5
¡Sí! ¡Lo hice! Me acerqué a él aprovechando que mi padre dormía. Cuando estuve cerca, encendí la linterna y lo examiné. Los pájaros dormían sobre sus hombros y en los recovecos que formaban las telas de sus ropas. No le abandonan ni siquiera de madrugada. Pero no pude quedarme mucho tiempo, así que volví a la casa. No entiendo por qué mi padre está tan preocupado. Además de los pájaros, no he visto nada fuera de lo común.

Día 6
¡Estoy muy asustada! Me he encerrado en mi habitación. Al atardecer, mi padre comenzó a portarse de forma extraña. Tomó el rifle y ha disparado hacia el espantapájaros para ahuyentar a las aves. La expresión que muestra su rostro me inquieta.

Día 7
Esta mañana las aves volvieron. Ahora hay muchas más que antes. Mi padre les ha arrojado piedras, pero no importa lo que haga. Ellas vuelven y en mayor número.

Día 8
Hoy escuché una conversación entre mi padre y un señor que vino del pueblo. No sé a qué se refiere, pero mi padre le ha dicho que desde que le mostró la página del periódico no ha parado de darle vueltas a ese asunto y que había comenzado a percibir ciertas rarezas además de los pájaros. Las palabras de mi padre parecían las de un demente. Le aseguraba que había intentado deshacerse del espantapájaros en varias ocasiones, pero que cada vez que lo hacía, el muñeco volvía a aparecer en los campos, clavado cada vez más cerca de la casa.

El señor le aseguró que le ayudaría, ya que conocía su preocupación de que esta historia no se extendiera y le propuso hacer algo al anochecer: quemar al muñeco. Siempre podría decir que la hoguera se alimentaba de yerbajos sobrantes.

Día 9
Apenas tengo pulso para escribir correctamente. Mi querido diario, ha ocurrido algo terrible. Ayer por la noche, aquel señor regresó a la casa. Mi padre me pidió que no saliera de mi habitación, que durmiera, pero yo no podía. Miré por la ventana, mi padre llevaba una antorcha. Se acercaba al espantapájaros. Las aves revoloteaban emitiendo graznidos ensordecedores. Era como si trataran de evitar lo que estaba a punto de suceder.

Sentí lástima por ellas  y bajé al campo. Quise acercarme a mi padre, pero el otro señor me tomó del brazo y no me dejó seguir avanzando. Llamé a mi padre, pero ni siquiera se giró para mirarme. Se aproximó al espantapájaros y le prendió fuego. Las llamas le rodearon en cuestión de segundos. Mi padre se retiró. Las aves revoloteaban a su alrededor, desconcertadas. Miré hacia las llamas y mis ojos se abrieron tanto como podían, guiados por un estremecedor asombro, cuando me pareció distinguir a un chico en lugar del muñeco.

Enseguida se lo dije a mi padre. ¡Le dije que había alguien!

Me llevaron con ellos al interior de la casa y a través de las ventanas vimos como se terminaba de consumir lo que quedaba del espantapájaros.

Mi padre y aquel señor hablaron, decían que tenían la esperanza de que todo hubiera terminado.

Sin embargo, no ha sido así. El espantapájaros volvió de madrugada… Apareció clavado en la cama de mi padre... Él todavía estaba durmiendo.


FIN

Entradas relacionadas

11 comentarios:

  1. Dios mio que historia tan siniestra! La verdad es que me ha gustado bastante la historia, contada poco a poco a forma de diario. Da un poco de miedo pero no asusta, y la verdad es que está tan bien contada que me has tenido pegada, capaz de imaginarlo todo a pesar de la ausencia de detalles, considero que has escogido los justos para hacernos ver esta historia bien.
    Me dejas con muchas intrigas, pero sin duda ha sido una historia genial.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    Genial la historia, mira que a mí no me suelen gustar todo lo que me dé un poco de miedo, pero he llegado al final y me ha gustado. Besotes

    ResponderEliminar
  3. Uy genial historia , utilizas muy bien el formato de diario. Me sorprendió el final y el buen suspenso de la historia te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  4. Uaaaaaaauh! Me ha encantado ♥
    Empieza muy tranquila la historia y va creciendo en intensidad.
    A ver cuando me pongo a leer más relatos xD y sobretodo comentarte en lo de los dibujos T___T

    ResponderEliminar
  5. Hola:) me gustó mucho el relato!
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Que mal rollo!! ahora me has dejado con la intriga, te ha quedado super bien, un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Me ha encantado cómo se va desarrollando la historia! Es todo un relato de terror visto desde una perspectiva muy inocente. me ha sorprendido e intrigado muchísimo (y recuerdo el relato al que haces referencia si tener que releerlo ;). ¡Sigue así!

    Bss!

    ResponderEliminar
  8. De este relato quiero más, me sabe a poco. Aparte de dar continuidad de algún modo a "El joven de los pájaros", ¿enlaza con algún otro? Volveré por aquí. Besos.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no enlaza con ningún otro relato, solamente con el anterior. Pero bueno, puede que enlace en un futuro si surge la ocasión jejeje.
      He estado leyendo montones de microrrelatos en tu blog, me parecen geniales todos, te dejé mis opiniones.
      ¡Un saludo! :)

      Eliminar
    2. Muchas gracias M.A., ya he visto los comentarios. Un beso.
      Mari Carmen C.

      Eliminar
  9. ¡Gracias por vuestros comentarios! Me alegra mucho que os haya gustado :)

    ResponderEliminar