09 enero 2021

Sus cuadros: Homenaje a mi Tía Luisa

La primera entrada de este año 2021 me gustaría dedicársela a mi Tía Luisa (tía abuela) a modo de homenaje. Ella nos dejó el año pasado, teniendo una edad muy avanzada, muy cerca de los 100 años y entre muchas cosas, hay una muy especial que me une a ella. 

Yo estudié Bellas Artes y me encanta el dibujo y la ilustración. Una vez, ella me contó que cuando era joven quiso estudiar Bellas Artes. Sin embargo, resulta que por los pensamientos de su época, a su familia no le pareció buena idea porque el aprendizaje conllevaba el dibujo de modelos desnudos. 

Sin embargo, mi tía dejó impregnada su pasión por las artes en unos cuadros que siempre ha tenido junto a ella, colgados en casa, en su sala de estar. Siempre que iba a su casa a visitarla, los veía y me contaba con una sonrisa que los pintó cuando era muy joven y que les tenía mucho cariño.

Cuadro con sus iniciales: Luisa Rodríguez.

En una de mis visitas, con una naturalidad que me sobrecogió, ella me reveló que sentía pena que esos cuadros se perdieran tras su muerte, pues ya era muy mayor, pensaba que pronto se marcharía y creía que terminarían por tirarlos. 

Yo la entendí perfectamente, pues me puse en su lugar. Comprendí su postura. El cariño que sientes por dibujos o ilustraciones que has realizado... Resulta triste pensar que todo eso acabe en algún lugar donde nadie los quiera o los aprecie. Así que le dije: "No te preocupes, yo me quedo con ellos". Desde este momento ha transcurrido un tiempo, al menos algunos años. 

Cuadro cisne.

Detalle Cuadro Cisne. Esquina inferior izquierda.

Mi tía falleció durante el confinamiento derivado del coronavirus el año pasado y no tuve la oportunidad de despedirme de ella debidamente, pero con posterioridad sí he podido visitar su lugar de descanso. 

Finalmente, cuando se arregló todo el tema del testamento, me comunicaron que ella había dejado por escrito que sus cuadros serían para mí. 

Esta es una herencia que tiene un gran valor sentimental. De persona apasionada por el dibujo a otra, de diferentes generaciones. Me resulta un hecho tan emotivo como conmovedor. 

A día de hoy, me gustaría que sus cuadros siguieran colgados en algún lugar más acorde con estos tiempos. Así que he decidido crear esta entrada como un espacio donde sus cuadros sigan colgados. Seguro que si ella hubiera vivido en esta generación, algunos de sus dibujos hubieran visto la luz a través de internet, posiblemente en el muro de alguna red social y no solo en las paredes de su casa. 

Cuadro Estanque.


Dedicándole este espacio y conservando sus cuadros, una herencia muy especial, la recordaré siempre con mucho cariño.


Entradas relacionadas

6 comentarios:

  1. ¡¡Hola M.A!! Pues siento mucho lo de tu tía, es cierto que ya era mayor, pero que falleciera por coronavirus, que ya sabemos todos que es una muerte en soledad, ya que nadie puede acompañarlos en sus últimos momentos, lo hace más triste aún.
    Has tenido una idea estupenda de colgar esos cuadros aquí, para que sigan aquí por mucho tiempo y se puedan contemplar. Está claro que tu tía pintaba muy bien, es cierto que son dibujos más de otra época, pero no por ello pierden vigencia y son un relato de nuestra historia. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por tus palabras, Isabel. No sabemos si el coronavirus tuvo que ver en sí con su fallecimiento porque se le complicaron otras cosas, pero sí es cierto que no todos pudimos ir a verla por el riesgo de contagio y la delicadeza de la situación.
      Me alegra mucho que te haya parecido muy buena idea la de colgar los cuadros y es muy importante para mí que me lo comentes, pues eres una de las lectoras más asiduas de mi blog.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola, M.A.! Bueno, lo primero es lamentar el fallecimiento y darte mi más sentido pésame. Un homenaje maravilloso y una herencia de lujo, seguro que estas estupendas ilustraciones eran sus mayores tesoros y ha sabido donarlos a quien de verdad los aprecia como tales. Es una pena que viviera aquella época en la que tantos convencionalismos y corsés sociales impedían que tantas personas pudieran desarrollar sus talentos y vocaciones. Conseguir que todos tengan las mismas oportunidades es la base de una democracia, diría que la fundamental. Sus cuadros permanecerán, además de en la pared de tu casa, en este mundo digital hasta que internet se apague. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! Muchas gracias por tus palabras. Sí, estos cuadros eran sus tesoros y por eso creo que siempre deberían seguir colgados. Me ha gustado mucho la frase que has dejado al final del comentario. Estarán en mi blog para siempre.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  3. Auxi, me has emocionado. Hay objetos que cuentan historias y otros que encierran amor. Como bien dices, estos cuadros la rodeaban a diario, eran su más preciados tesoros. Nunca me había fijado en la fecha de los mismos... Cuando los pintó rondaría apenas los 11 o 12 años. GRACIAS POR ESTA ENTRADA EN TU BLOG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Francisco! Quería comenzar el año con una entrada dedicada a ella y a sus cuadros, pues considero que la historia y el cariño que encierran no debe olvidarse nunca. Cuando los veo, recuerdo la salita donde estaban colgados y a ella en su sillón. Solía visitarla con mi madre a la hora del cafelito y allí hablábamos un poquito de todo, mientras estos cuadros nos observaban.
      También recuerdo mucho al tito, de hecho aquí en mi blog hay una sección llamada "Mis curiosidades" dedicada a él.
      Muchas gracias por pasarte por mi blog.
      ¡Te mando un fuerte abrazo!

      Eliminar