23 noviembre 2020

Microrrelato: La deuda del vagabundo


Este mes participo en la iniciativa MICRORRETOS: CONTINUARÁ... de EL TINTERO DE ORO.

Se considera que los continuará... son un recurso para enganchar al lector/a o al espectador/a en una historia. En literatura nace con el nombre de Cliffhanger, recurso narrativo que consiste en construir una situación de gran tensión dramática que, sin embargo, queda interrumpida y deberá completarse más adelante. (Podéis leer más información acerca de este término en la entrada del microrreto, haciendo click en el enlace de arriba).

El microrreto consiste en escribir un microrrelato de 250 palabras que termine en un apasionante Continuará. Es decir, imaginar una historia con sus personajes y sus conflictos y dejarla abierta. 

Y este es el microrrelato que se me ha ocurrido... ¡Espero que os guste!


LA DEUDA DEL VAGABUNDO

   

Desde hacía varios otoños, un pobre y desdichado vagabundo se lamentaba, como cada día, sentado en un oscuro rincón del callejón. Con cada hoja que el viento traía, recordaba un momento de su vida anterior: estar recostado en el cómodo sillón de la que fue su glamurosa vivienda, ver crecer los ceros en su cuenta corriente…

No obstante, jamás pudo pagar aquella deuda de juego que le hizo tocar fondo. 

Perdió su mirada en las hojas que pasaban, hasta que se percató de que una de ellas tenía un movimiento inusual. Se deslizó suavemente por el suelo, hasta llegar a sus pies y después de observarla durante unos instantes, esta se hizo mayor, hasta transformarse en un ser de aspecto abominable. 

—He oído tu lamento —le dijo al vagabundo, con su gutural voz. 

Cuando este salió del espanto, le contestó: 

—Lo he perdido todo... Daría lo que fuera por recuperar mi vida de antes. 

—¿Lo que fuera? 

—Cualquier cosa. 

—Acepto —sentenció la criatura. 

El vagabundo durmió y, al día siguiente, no despertó en el callejón. Estaba en su antigua vivienda. Recuperó todo lo que había perdido. Todo. ¡Absolutamente todo! 

Una noche, se encontraba en su amplia terraza, vislumbrado las hermosas vistas de la ciudad, respirando profundamente el aire de antaño, para él, cargado de felicidad. 

Una hoja otoñal, traída por el viento, se posó en la barandilla, junto a su mano, y a sus oídos llegó una áspera voz que pronunciaba: 

—He venido a cobrar la deuda. Permíteme que elija. 



Continuará....



 - Actualización 21/4/2021 - 

Este microrrelato ha sido publicado en El Tintero de Oro Magazine #13, abril 2021. 

Descarga gratuita y más info haciendo click en el banner :)



Entradas relacionadas

44 comentarios:

  1. Hola, Los pactos con el diablo siempre se pagan caros, así que nos dejas expectantes porque la historia promete. Estupendo micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isan. Hay que tener cuidado con quién se pacta algo...
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Uy lo dejas muy interesante. Manejas la narrativa muy bien. Te mando un beso y te deseo una buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, J.P.! Me alegra que te haya gustado. Feliz semana para ti también :)

      Eliminar
  3. ¡Hola! Me gusta tu micro. Además de hacerse interesante y original, abre una curiosa expectativa final que satisface con creces el objetivo de la propuesta. Prueba superada con nota. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Muchas gracias! Qué bien que te haya gustado. Ese final... a saber cómo se va a cobrar la deuda...
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Hola MA. Pues nos has dejado con las ganas de saber que pedirá a cambio el "dador". Un buen trabajo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Lo dejé abierto a que existan muchas posibilidades con respecto a cobrarse la deuda, como que está en situación de elegir y pedir cualquier cosa. A saber qué es lo que quiere...
      Un abrazo :)

      Eliminar
  5. Este hombre venido a menos mostró, por dos veces, su falta de cordura; la primera cuando se dejó llevar por el vicio del juego, y luego cuando aceptó un pacto que debería saber que algún día tendría que pagar caro. Porque seguro que ese ser elegirá cobrarse la deuda de la peor manera posible. Un buen relato que tiene visos de cuento con moraleja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, se trata de un personaje perseguido por la sombra de la deuda constantemente debido las malas decisiones que ha ido tomando. Desesperado, acepta el pacto, pero una vez más se topa con el mismo problema. Y, por supuesto, todo apunta a que el ser no va a tener miramientos a la hora de pedir su pago.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. Un relato estupendo. Me ha gustado muchísimo y, desde luego, deja con ganas de más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias. Marta! Me alegra mucho que te haya gustado el micro :)

      Eliminar
  7. ¡¡Hola M.A!! No te regalan mucho por nada, qué petición macabra le pedirá la hoja, miedo me da saberlo, pero intrigada en lo que sucederá después. Magnífico, como siempre. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Está claro que nada bueno va a pedir la hoja o, al menos, nada fácil de satisfacer, pues como bien dices, le ha dado mucho y el cobro será caro... Me alegra que te haya gustado el micro.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  8. Bello relato, casi como las historias miticas del pasado. Tiene un suspenso muy bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hugo. Tiene un toquecillo de historia con moraleja y traté de darle cierta intriga con ese continuará. Me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  9. ¡Hola, M.A! Jo, la variedad de situaciones cumbre que está consiguiendo el reto es fantástica. En tu micro, mitad cuento tradicional, mitad de terror, nos dejas ante esa presencia dispuesta a cobrar sus servicios. Aunque es opcional, ¡no nos dejes así y continua la historia! Esa intervención final es deliciosamente perversa, déjame que elija, no me puedo imaginar una situación de poder más absoluta, ni cómo podrá salirse de ella este pobre vagabundo. ¡Magnífico aporte al reto! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! Muchas gracias por tus palabras. Me alegra que me comentes acerca de la frase final porque al escribir el micro, pensé que ese "Permíteme que elija" aportaba un toque más dramático al final que simplemente haberlo dejado en "He venido a cobrar la deuda".
      Un abrazo :)

      Eliminar
  10. Güenísimo, Auxi.
    Ya sabes lo que me gustan los micros.
    Felicidades, un Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra mucho que te haya gustado el micro. A mí el formato me encanta también porque un micro te permite contar mucho en pocas palabras y crea muy buen efecto.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  11. Ufff!,... veo un poco gris el horizonte de ese buen hombre,... deudas de juego ... y ahora este otro tipo de deuda, mucho mas peligrosa,...
    Estupendo micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, este hombre no sale del círculo de las deudas, si no es por una cosa, es por otra... No tiene pinta de acabar bien.
      ¡Gracias!

      Eliminar
  12. Esas deudas con desconocidos en forma de hoja van a ser complicadas de pagar, a saber que el pide a cambio ....
    Un abrazo Auxi
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Puri! Está claro que la hoja se va a cobrar caro haberle cumplido su deseo. No pinta bien la situación...
      Un abrazo :)

      Eliminar
  13. Hola, M.A
    ¡Qué micro más aterrador!
    Espeluznante el entorno del vagabundo. Debió pensar que nada es gratis en la vida, mucho menos con seres oscuros. ¡Me encantó!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Yessykan! Me alegra mucho que te haya gustado el micro. La oscuridad persigue a este hombre, que parece que va de mal en peor...
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  14. Buena aportación al reto, María A. Prometer cualquier cosa a cambio de que te resuelvan un problema es muy arriesgado, sobre todo cuando se trata de dinero. Quizás sea peor el remedio que la enfermedad.
    Esperemos a ver que intereses se cobra a cambio ese benefactor espontáneo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Muchas veces decimos aquello de "Daría cualquier cosa por...", pero, ¿y si se diera el caso que nuestro deseo es concedido? ¿Qué estaríamos dispuest@s a ofrecer?
      Un abrazo :)

      Eliminar
  15. Hola, María. Nos dejas al borde del precipicio, temiendo lo peor. ¿Qué manera oscura y retorcida elegirá el monstruo para cobrar su deuda? Ojalá lo continúes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirna. Está claro que la cosa no pinta bien para el protagonista de esta historia...
      Gracias por tu comentario. ¡Un abrazo! :)

      Eliminar
  16. Hay que saber a quién se debe vender el alma, porque el trueque lleva un gran valor añadido. ¡Qué bueno! Imaginativo, mágico e inquietante. Me ha encantado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pepe! Me alegra mucho que te haya gustado el micro. Muchas veces decimos: "Daría cualquier cosa por...", pero ¿y si el deseo fuese cumplido por un ser como este? ¿Qué seríamos capaces de ofrecer realmente a cambio?
      Un saludo :)

      Eliminar
  17. Hola. Vaya revisión del mito de Fausto nos traes. ¿Se contentará la criatura con su alma o querrá algo más?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Bruno! Está claro que la petición le va a salir cara al protagonista de esta historia. Ese "Permítame que elija" del final no augura nada bueno. ¿El alma? Qué peligro. ¡No le des ideas! Je, je, je.
      Un saludo :)

      Eliminar
  18. Hola, M.A.! Me ha gustado mucho tu micro, con ese final tan perturbador: ¿cuál será el precio que el protagonista deberá pagar por haber recuperado su vida? Es super intrigante. Muy buen trabajo, compañera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola, Beri! Gracias por tus palabras. Me alegra que te guste el micro. Todo indica que el precio a pagar va a ser muy caro para el protagonista. A saber qué elije este ser...
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  20. Uy, aquí más que suspense se respira miedo de ese que enfría el cuerpo y congela el Alma. Saludos 🖐

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! traté de crear una historia inquietante en muchos sentidos.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  21. Hola, M.A, parece que la deuda a saldar viene de mano de la hoja, tal vez la que un día siendo él vagabundo, la sostuvo en sus manos recordando un determinado momento. Muy buen micro, el suspense se respira en ese continuará.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mila. Me alegra mucho que te haya gustado el micro. La hoja es como el hilo conductor de la historia.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  22. Una situación lastimera y penosa María, , tu micro es muy reflexivo, nos insta a acatar las consecuencias de nuestros actos, pues cambiar el rumbo de la historia que una vez trazamos, tiene graves consecuencias, ademas de perdernos las lecciones que escogimos, también nos condena a no aprenderlas nunca jamas.

    Bien logrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Refleja los peligros de tropezar varias veces con la misma piedra. El personaje quedará atrapado en un bucle si sigue cometiendo los mismos errores.
      Un abrazo.

      Eliminar