Este diciembre...

14 diciembre 2011

Relato: La corona hechizada

Mi relato titulado "La corona hechizada" resultó ganador en el  Concurso de "Leyendas Becquerianas", organizado por la Biblioteca Pública de Gines en el año 2011.

Se trata de un escrito en el que se enuncia una leyenda y a través del mismo se descubre su origen:

La corona hechizada

"Muy lejos de aquí, en una ciudad muy antigua, mora una fantástica leyenda sobre ella y la estatua de piedra que guarda su entrada. Dicha ciudad está rodeada por un frondoso y oscuro bosque, tan tenebroso y sombrío que desde hace siglos nadie se atreve a recorrer esos caminos. Pero no solo es por ese motivo que la presencia humana brilla por su ausencia en esa zona, no… El motivo de esa soledad es un hecho que ocurrió hace mucho, el hecho que narra la leyenda.



   Dicen que si se intenta llegar hasta la ciudad desde la ruta del sur, donde se halla un antiguo camino, ya borrado por el paso del tiempo, se alcanza la entrada de la ciudad. Entre el camino y la ciudad un gran río corta el paso, pero un extenso puente nos invita a atravesarlo para acceder a las puertas del recinto fortificado. Dentro está la villa, solitaria y silenciosa, que permanece a los pies de un elevado cerro donde se encuentra el imponente castillo. Es tan inmenso que se adivina que los reyes que vivieron allí en otro tiempo debieron ser muy poderosos y parece tan inexpugnable que jamás nadie ha intentado conquistarlo, aún estando la ciudad ya desierta…


   Pero volviendo a la entrada de la ciudad, situados allí no es el castillo solo lo que llama la atención, sino una curiosa estatua que se alza frente a la puerta principal, al final del puente. Se dice que la estatua de piedra refleja la imagen del último rey que gobernó este singular reino. Parece ser un hombre alto, con ropas que reflejan la elegancia de su época, adornadas con una extensa y lujosa capa. Sus cabellos son largos y casi le cubren el rostro por completo, un rostro que posee una expresión agarrotada. Quizás con esta descripción la imaginación piensa en una estatua de un rey que luce con pose majestuosa frente a su ciudad, pero no… su pose dista mucho de esa imagen, pues se encuentra encogido sobre sí mismo y aferrado a algo, un objeto que tiene entre sus manos: se trata de una corona.



   El nombre de este rey es Gardar y pasó a la historia como Gardar I “El Codicioso” y encontramos la explicación de este sobrenombre en la leyenda sobre el abandono de la ciudad, aunque en algunos escritos de personas de su época, se le llama al rey Gardar I “El Protector”. Entonces ¿Qué fue realmente? ¿Codicioso o protector? Solo aquellos que conocen la leyenda pueden juzgar este criterio…"




Mencionado en:
http://www.ginesavanza.com/notas/2011/110418b.htm

http://bormujos.portaldetuciudad.com/es-es/noticias/la-tarde-del-jueves-en-la-semana-del-libro-de-gines-se-centro-en-la-figura-de-becquer-bormujos-006_1_3_205765_115.html

Entradas relacionadas

5 comentarios:

  1. ¡Hola, Corazón! Me parece que, también de lo legendario tengo mucho que aprender de ti. A ver si me explicas, cuando tengamos tiempo, cómo escribes estos relatos tan preciosos, M.A.Ya mariposea el gusanillo dentro de mí. Mi sincera felicitación, otra vez. Un fuerte abrazo.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por la felicitación! Todavía no me he atrevido a dar consejos sobre escritura jejeje. Y sin duda, a mi también me gustaría que me explicaras muchas cosas sobre tus escritos. Podría ser una conversación muy interesante :).

      Eliminar
  2. Pues es eso, que igual tenemos una conversación pendiente. La pena es que no tengo página en facebook ni twitter... ¡Fíjate! En los tiempos que corren, la era de las redes sociales. Abrazos.
    Mari Carmen C

    ResponderEliminar
  3. Hola holita! Ya me leí uno de tus relatos!

    Me ha gustado, pero me ha dado la impresión de que era muy corto. Igual yo lo alargaba unos párrafos más :)

    Un besazo!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por leer este relato :).

      En este caso, la extensión estaba adaptada a las reglas del concurso. Me alegra mucho que te haya gustado. ¡Un saludo!

      Eliminar