03 diciembre 2015

Relato: Sueño arbóreo

Relato para la iniciativa: Inspirándome con un elemento.

Es una iniciariva ideada por R. Crespo en su blog Ficción Romántica que consiste en escribir un relato en el plazo de una semana a partir de un elemento. Este elemento puede ser una palabra, una imagen, una canción, un vídeo... etc. Todos los domingos se publica en su blog una entrada con el nuevo reto semanal.


Esta semana ha comenzado la iniciativa y el reto consiste en escribir el relato basándonos en lo que nos inspire la siguiente imagen:


Y este es mi relato:


Sueño arbóreo


Cada noche tenía el mismo sueño: De repente, en un paisaje carente de color, veía dos árboles robustos y oscuros. Las retorcidas ramas del árbol más cercano se alargaban. Alejándose del tronco y moviéndose por sí solas, se aproximaban hacia mí como si quisieran atraparme. En ese momento, todo mi empeño era alejarme, hasta que por fin despertaba.

Al principio me inquietaba, me inquietaba mucho. No podía dejar de pensar en este asunto durante el día, hasta el punto de obsesionarme. Entonces dispuse que la situación no podía continuar así. Decidí restarle importancia por un tiempo. Sin embargo, ni de esta forma el sueño desaparecía. Reticente, lo consulté en internet y navegando por las páginas más insólitas llegué a la conclusión de que el sueño tal vez tuviera algún significado.

Así que aquella noche dormí pensando en que lo descubriría. No me sobresaltaría ni me abrumaría, esta vez me fijaría atentamente en todo lo que me rodeaba.

Como predije, cuando quedé dormido, mi subconsciente me llevó hasta los árboles una vez más. Allí se alzaban. Observé detenidamente cuanto tenía delante de mis ojos, o más bien, de los de mi yo soñante. Tras los árboles pude distinguir esta vez una especie de cobertizo, otros árboles más pequeños y una vegetación de menor altura. Sin embargo, el constante movimiento de las ramas del árbol más próximo volvió a llamar mi atención, pero me sorprendió que en esta ocasión no vinieran hacia mí, sino que me pareció que señalaban algo fuera de mi campo de visión, a mi izquierda. Sorprendido, giré la cabeza lentamente, entendiendo que el árbol pretendía mostrarme algo. Comenzaba a ver más allá. Me preguntaba impaciente qué seria y justo en el momento en que iba a descubrirlo, me despertó la irritante alarma del móvil. ¡Lo maldije una y otra vez! ¿Por qué tan oportuno? Ahora tendría que volver a esperar a la siguiente noche para ver qué querían mostrarme esas inquietantes ramas.

Recuerdo que aquel fue un día largo y no tomé ni una gota de café. Solo pensaba en llegar a casa para poder dormir. Me fui a la cama más temprano que de costumbre. Nervioso, tardé en conciliar el sueño pero cuando ocurrió, regresé junto a los árboles.

Estaba impaciente por descubrir qué habría a mi izquierda. Esta vez me giré enseguida, sin más demora, en cuanto las ramas comenzaron a indicármelo. Miré bien, mas no veía otra cosa que no fuera un extenso bosque gris. Contemplé a consciencia aquel paisaje, durante unos largos instantes, y sin haber encontrado nada que resaltase especialmente, me volví y me topé repentinamente con las ramas del árbol. Antes de poder reaccionar, me atraparon, y sin lograr soltarme me arrastraron hacia el tronco. No sabría explicar cómo, pero tuve la sensación de que el tronco me absorbía y poco después me sentí inmóvil. Frente a mí, apareció alguien inesperadamente, un niño. Su ropa era como de hace décadas.
—Llevaba años atrapado—me dijo y exclamó: “¡Ahora soy libre!”, levantando los brazos y mirando hacia el cielo incoloro. No sabía a qué se refería.
—¡Ah, señor! Tendrá que esperar a que alguien más sueñe con esto para poder escapar, como he hecho yo —volvió a hablarme a continuación.

Intenté mover los brazos y vi cómo se movían torpemente las ramas delante de mí. ¿Ahora era yo el árbol?

—Así se alimenta este sueño. Ya lo comprenderá cuando lleve aquí un tiempo, como árbol —sentenciaba sin poder disimular una sonrisa de alivio.

Intenté hablar, pero me resultaba imposible.

—No se preocupe. Cuando despierte, estará todo tal y como lo dejó. No obstante, el tiempo que lleve atrapado lo sentirá como si fuese real —me explicó mientras se dirigía hacia el cobertizo. Abrió la deteriorada puerta de madera y se detuvo unos momentos—. ¡Oh, sí! Ésta es la salida… Es lo que me contó la anciana que me apresó a mí antes de marcharse. Si hubiera usted venido aquí en lugar de hacerme caso, su pesadilla habría terminado.

Tras esas palabras, el crío entró en el cobertizo y no volví a verle. Intenté moverme desesperadamente, mas lo único que conseguía era que se movieran las ramas.

Desde entonces, angustiado, solo espero a que otra persona sueñe pronto con este maldito lugar para tener la oportunidad de escapar. 


FIN


Actualización 30/1/2016

Este relato ha sido leído en la radio, en el programa Relatos al Dente.




Actualización 19/7/2016

Este relato forma parte de la antología Un día de fiesta (El fantasma de los sueños, 2016).


Entradas relacionadas

34 comentarios:

  1. Auxiii! !! Está super chulo este relato!! Me ha encantado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro mucho! Gracias por dejarme tu opinión :)

      Eliminar
  2. Hola!!!! te felicito me ha encantado!!!! ais... si hubiera seguido su instinto en primera instancia no estaría ahora atrapado, esta super bien narrado. Es una pasada!!!
    Felicidades de todo corazón!!!
    Un beso!!!
    Isa
    El desván de las delicias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, al final se dejó engañar un poco y no acabó muy bien parado. Me alegra que te haya gustado y que me hayas comentado sobre la narración :)

      Eliminar
  3. ¡Guaaau! De verdad, ¡qué miedo me ha entrado! Espero no soñar con nada remotamente parecido porque entonces me dará un chungo D:

    Es increíble la cantidad de ideas que pueden surgir a partir de una sola imagen. Me alegro de que aceptaras el reto porque estoy descubriendo cosas bastante interesantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reto está genial. Es muy buen aliciente para practicar mucho en la escritura. Participaré todas las semanas que pueda.
      Un saludo :)

      Eliminar
  4. Hola!
    Me ha encantado tu relato, me parece que le haz dado mucha profundidad.
    Muy chulo, felicitaciones!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias. Isabel! Me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  5. Uy muy buen relato con mucho suspenso y profundidad te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejarme tu opinión, J.P. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Sueño y realidad se funden en este relato como nunca lo vi. ¡Magnífico! Te felicito. Un beso.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen. ¿Te animarías tú también con el reto? :)

      Eliminar
    2. No lo descarto. Pero es que resulta que acabo de leer -aquí, en tu blog- uno muy atrayente que va de lecturas de textos y, como todo no puede ser, igual me decanto por él. Te iré contando. Un beso.
      Mari Carmen C.

      Eliminar
    3. De todas formas, te comento que la participación no es obligatorias todas las semanas, por si acaso sea ese el motivo que no te haga decidirte (que es verdad que a veces por cuestión de tiempo o lo que quiera que sea no podemos hacer tantas cosas como queremos). La otra iniciativa está bastante bien también.
      Un saludo :)

      Eliminar
  7. ¡¡Ohhh, sólo espero no ser yo la que sueñe esta noche con esto, ja, ja!! Me ha encantado, bueno, como todo lo que escribes, que es super inquietante y engancha. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tampoco yo quiero este sueño. Gracias por tus palabras, Isabel :)

      Eliminar
  8. ¡WOOOOH! ¡Que relato tan maravilloso! Me encantó, fascinó, no tengo palabras*-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado tanto. Gracias por dejarme tu opinión :)

      Eliminar
  9. Ahora tendre miedo de soñar con arboles :C hahaha
    Me encantó el relato, tienes una gran imaginación n.n
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Esa no es buena forma de pasar un tiempo en el bosque.
    Pero.... si él se iba, ¿alguien más hubiera llegado, o qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, si el no hubiera sido atrapado y hubiera salido del sueño antes, se hubiera librado y entonces el sueño habría pasado a otra persona.

      Eliminar
  11. Wooo!!! Es fantástico el relato, me encantó. Felicidades y a seguir escribiendo cosas tan estupendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mariola! Me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  12. Hola, un placer toparme con tu blog. Este tipo de blog es el que busco, conocer a escritores que van dando sus primeros pasos. Uno encuentra mucho talento en los mares de internet. Con respecto al relato. Me gusto el giro que dio, fue inesperado. La curiosidad le jugo una mala pasada al personaje. Bien narrado, me atrapo desde el principio. Voy a estar atento a tus relatos. ABZ!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Bienvenido a mi blog, yo también estuve visitando el tuyo y leyendo algunos de tus escritos. Estaré atenta para seguir leyendo también y veo que tenemos en común la iniciativa: lectura bloguera. Así que estaremos en contacto. Un saludo :)

      Eliminar
  13. ¡Hola! Me ha encantado este relato <3 y el final, lo adoré. Ojalá no le tarde mucho en llegar alguien.

    ¡Nos vemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a saber quién será ese alguien... Me alegra que te haya gustado. Yo también me pasé a leer el tuyo :)

      Eliminar
  14. ¡Me ha encantado! Escribes genial.
    Besotes

    ResponderEliminar
  15. ¡Este también me ha molado un montón! Más que un sueño es una pesadilla total, pobre hombre atrapado dentro del árbol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es verdad que parece más una pesadilla, sobre todo cuando le atrapan. Me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar