16 diciembre 2015

El misterio del campanario

Relato para la iniciativa: Inspirándome con un elemento.

Es una iniciariva ideada por R. Crespo en su blog Ficción Romántica que consiste en escribir un relato en el plazo de una semana a partir de un elemento propuesto. Este elemento puede ser una palabra, una imagen, una canción, un vídeo... etc. Todos los domingos se publica en su blog una entrada con el nuevo reto semanal.


Esta semana el reto consiste en escribir el relato a partir de la palabra: Campanario.

Y este es el relato que se me ha ocurrido:


El misterio del campanario

Por fin encontré la antigua catedral que tanto desconcierto suscitaba. Sus muros, derruidos en algunos de sus tramos, estaban casi en su mayoría cubiertos de musgo. La desgastada piedra todavía dibujaba la majestuosidad que el edificio tuvo antaño. Lo rodeé y cuando alcé la vista mis ojos se abrieron de asombro cuando descubrieron que el campanario, a diferencia del resto del conjunto, estaba todavía intacto, como si el tiempo no hubiera pasado por él.

Nadie había logrado darle una explicación a este suceso, pero allí estaba yo para tratar de arrojar un poco de luz. Regresé al carro, que me esperaba tras unas viviendas vacías, también abandonadas, como las calles que unían unas con las otras, y le pedí al cochero que volviera a llevarme al pueblo más cercano. Tomé mi cuaderno y anoté que, aquel día, el 16 de diciembre de 1884 había visto con mis propios ojos este prodigio.

Dediqué el resto de la jornada a interrogar a la población, pero ninguno de los habitantes quiso hablarme sobre el campanario ni sobre lo que llamaban “La villa fantasma”. Mostraban el desconcierto o el miedo en sus semblantes y no era de extrañar, pues se contaba que aquellos que habían acudido al campanario, jamás habían vuelto. Repasé los datos que tenía sobre la catedral una y otra vez, pero toda información se perdía allá por el siglo XV, cuando aquella zona fue deshabitada. No obstante, el conjunto debía ser mucho más antiguo, quizás del siglo XI o XII. Se desconocía la fecha exacta de su construcción.

A la mañana siguiente,  regresé de nuevo a la vieja catedral, esta vez yo solo, a caballo, y con sumo cuidado, a pesar de las advertencias de los lugareños, me adentré en ella pensando que sería la única forma de resolver el misterio. Como consecuencia del temporal de hace unos días, el interior estaba encharcado y el agua reflejaba el cielo nublado a través de las oquedades del techo. No tardé en encontrar la puerta que daba acceso a la escalinata que conducía al campanario. Sin más dilación, me atreví a subir.

¡Y todavía estoy asombrado de lo que ocurrió en aquel lugar! Cuando me asomé desde las alturas del campanario, pude ver que el paisaje había cambiado por completo. La catedral parecía estar como en el año de su construcción, totalmente nueva. El entorno era diferente, la villa que la rodeaba volvía a cobrar vida y el cielo estaba despejado. De repente, comencé a notar una extraña sensación. Una incomodidad en mi ser. Miré mis manos, temblaban por sí solas y comprobé que poco a poco iban encogiendo. En un acto reflejo, llevé una de las manos a mi rostro. Mi bigote y mi barba habían desaparecido y sentía que mi altura comenzaba a menguar. Enseguida me dirigí a las escaleras, quise salir del campanario cuanto antes. Bajé a toda prisa y a medida que avanzaba notaba que mi cuerpo se hacía cada vez más pequeño. Grité para pedir ayuda y la voz que salía de mi boca era mucho más aguda. Una vez en la catedral, caí frente a un charco y me asombré al ver mi reflejo: era el de un niño de unos cinco años. Salí a toda prisa del edificio y en el exterior, mientras trataba de controlar mi respiración tras la inesperada carrera, mi cuerpo fue volviendo lentamente a la normalidad. Miré mis manos, estaban como antes de entrar, y la barba había vuelto.

—¡Eso es! —exclamé tras reflexionar unos instantes, tras el desconcierto. Lo había descubierto y la emoción del momento me pedía contárselo a alguien, así que le hablé al caballo, que todavía me esperaba fuera.—¡¿Lo has visto?! ¡Lo he descubierto!—Trataba de explicarle mientras señalaba el campanario—.¡El tiempo! El campanario… El campanario y todo lo que se ve desde allí…  ¡Todo está en el siglo XII! Suerte que he salido a tiempo… ¡De tardar un poco más, yo habría desaparecido!

FIN

-------------------------------


Si os gusta escribir y los retos no dudéis en apuntaros a la iniciativa. La participación no es obligatoria todas las semanas. Solo hay que añadir el enlace de vuestro relato en la entrada del reto semanal del blog Ficción Romántica la semana que participéis. Además, en el blog ya hay una recopilación de todos los relatos presentados que se va actualizando: Recopilatorio ICUE.

24 comentarios :

  1. ¡Me encanta! Podría salir algo muy interesante de aqui jejeje
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Estoy pensando que quizás alargue un poco esta historia :)

      Eliminar
  2. Muuuy interesante!!! Me encantan todos los que haces!! Son super entretenidos y me quedo con ganas de leer más!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Sorprendente como siempre!! No me esperaba menos viniendo de ti. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Qué chulo!! Me ha molado un montón XD

    ResponderEliminar
  5. No entiendo como haces para que tus relatos me encantes, no sé jajaja. Que interesante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, todos vuestros comentarios me dan muchos ánimos :)

      Eliminar
  6. ¡Hola! Es muy bueno este relato; goza de una gran dosis imaginativa al servicio de lo legendario. Cuenta, de verdad, con mi total aprobación.
    Un abrazo.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho de que lo apruebes jejeje. Un abrazo :)

      Eliminar
  7. ¡Hola! Increíble el relato. Me encantó y adoré el final.
    ¡Cuidate!

    ¡Nos vemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Azaly. Me alegro mucho de que te haya gustado :)

      Eliminar
  8. Uy me sorprendiste t e mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Me ha encantado el relato ♥
    Cada vez que leo algunos de tus relatos quedo más encantada con tu forma de escribir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Isabel. Me alegra mucho leer esto :)

      Eliminar
  10. Muy chulo el relato, me he quedado con ganas de mas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra que te haya gustado. Este quizás lo continúe un poco :)

      Eliminar
  11. Maravilloso ♥ pensaba que se iba a quedar en niño xD
    Me encanta leerte, de verdad que me quedo ahí en plan: Ai ai, que va a pasar, quiero saber ya ajajaja
    Además que gracias a ti también me dan más ganas de escribir :)
    Voy a cotillear la iniciativa ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Me alegra muchísimo leer tus palabras! Es para mí un gran honor que alguien me comente que le despierto las ganas de escribir :).

      Eliminar