22 junio 2015

Tres relatos calurosos


(Proyecto Adictos a la Escritura. Junio 2015.)

El proyecto de este mes se titula Hace calor. Consiste en escribir un relato cuya temática ha de centrarse en el calor y conseguir que el relato transmita eso: ¡Calor!


Os dejo lo que se me ha ocurrido:


TRES RELATOS CALUROSOS.

Primer relato.
De repente, en la más absoluta de las tinieblas, nació un cúmulo de luz. Una llama. Al principio pensé que era hermosa, su hipnótico baile y su fulgor centelleante disipaban las sombras que nos rodeaban. Su cálido color me entusiasmaba. Se aproximaba. Me gustaba, quería verla más de cerca. Se acercaba más y más y a medida que lo hacía más me conmovía.

Hasta que se aproximó demasiado. Tanto que comencé a notar su calor. Una leve sensación que no tardó en volverse un infierno. La llama se posó en mi cabeza. Quemaba. No tardé en comenzar a sudar. El líquido caía desde mi testa y quemaba como la lava ardiente. Mi cuerpo empezó a derretirse. Me sentía más pequeña por momentos, mis pies estaban cada vez más próximos. ¡Me consumía! El calor del fuego era una tortura lenta e insoportable y nada podía hacer para echar a la llama.

—No me odies por esto —me dijo. —Ahora los dos somos uno. Me extinguiré cuando tú lo hagas.

Fue entonces cuando comprendí que la vida del fuego que me achicharraba dependía también de la mía y que ambos sucumbiríamos tarde o temprano.
(Memorias de una vela.)

Segundo relato
Dormíamos todas juntas, en nuestra pequeña casa. A veces salía una y cuando lo hacía, jamás volvía. Ninguna de nosotras sabía a dónde iba, pero yo lo iba a descubrir pronto porque cuando abrieron nuestra casa, me sacaron de ella. ¿Qué pasaría ahora? Me alzaron en el aire y me restregaron contra mi casa. Una repentina luz me deslumbró y una llama intensa surgió de mí. Por primera vez, noté el intenso calor del fuego.

Al comienzo sentí que fue la experiencia más maravillosa de todas, pero cuando el fuego tocó mi madera comenzó a quemar mucho. ¡Quemaba! ¡Quemaba! La sensación se volvía insoportable. Instantes después, una bocanada de aire alivió mi desesperación y luego me arrojaron a un lugar que desconozco.
(El relato de una cerilla.)

Tercer relato
Era una noche de verano muy muy calurosa. Apenas podía pegar ojo. Me removía en la cama de un lado a otro. Era imposible encontrar un poco de descanso. Se fue la luz. Ni siquiera podía conectar el ventilador. No veía nada. A tientas me dirigí hacia la cocina. El sudor recorría mi frente y caía alrededor de mis ojos hasta empapar mis mejillas.

 De la despensa tomé una vela y la encendí con una cerilla. La llevé hasta el salón y la dejé en la mesa. Me senté en el sofá. La sensación de calor continuaba siendo insoportable. La incómoda tela del mismo se me pegaba a la piel sudorosa y todavía me provocaba más y más calor. La interminable sensación de bochorno me desesperaba.

Apenas miré la hora que era, sin embargo supe que pasé un buen rato allí porque la vela que encendí comenzaba a consumirse.
(Alguien en una noche muy calurosa.)

Entradas relacionadas

16 comentarios:

  1. Me gusta y me ha sorprendido la manera en la que has conectado los 3 relatos. Mi favorito es el de la vela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte a leerlo! Tu relato también me ha gustado, te dejé mi comentario. Un saludo :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Anita. Comentarios como estos son los que ayudan a seguir y hacen que todos los esfuerzos merezcan la pena.

      Eliminar
  3. ¡Uala! Me han encantado los relatos *_____*
    Con el primero me he quedado alucinada al leer que era una vela, no había caído :D con el segundo leí sin querer antes que era una cerilla >.<
    Mola que el tercero haya sido la unión de los otros dos. Genial ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro mucho de que te hayan gustado. Qué pena lo del segundo jejeje, pero es difícil no leer lo de la cerilla, son relatos muy cortos.

      Eliminar
  4. Mi favorito ha sido el tercero, me gusta mucho cómo relacionas la unión del fuego con el objeto que está consumiendo. Pensamos que ese elemento sólo puede destruir pero su vida está limitada a la de su ''víctima'', y cuando nos destruye también lo destruimos. Muy bonito, no lo había pensado así.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kash. Sí es verdad que al principio el fuego puede parecer un antagonista, pero pensando en la escena cuando lo escribía me di cuenta del detalle: claro, si se consume la verla, adiós fuego (tampoco es que esté en una situación más privilegiada que la vela después de todo).

      Eliminar
  5. Te pasas!, como conectaste las 3 historias, es increíble, hacer algo "cotidiano o simple" en algo Bello, me han encantado!, te haz ganado una Fan :3
    Por cierto te nomine en un Tag http://goo.gl/5gGHro
    Espero verte pronto, Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras! Ya vi la nominación de Tag jejeje, muy muy curioso. Lo estoy preparando para publicarlo esta semana junto con el dibujo de la iniciativa :)

      Eliminar
  6. Hola!!
    Pues la verdad es que me han gustado mucho los relatos pero mi avorito sin duda alguna es el último.
    Por cierto soy parte de Blogs Asociados.

    ResponderEliminar
  7. Primera entrada que comento :)

    Me han gustado tus relatos. Sencillos, con lo necesario para trasmitir el mensaje: calor. He de decir que me ha gustado como se conectan los tres. Me da una sensación de anticipación y satisfacción, al ver que una tiene que ver con la otra y demás. No se si me explico XD Soy mala a la hora de elegir las palabras. Pero vamos, que me han gustado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan gustado. ¡Muchas gracias por dejarme tu opinión! :)

      Eliminar