28 enero 2014

Relato: A divertirse...



(Ejercicio Adictos a la Escritura. Enero. Escritura sorpresa.)

¡Hola a tod@s! Este es mi primer ejercicio para Adictos a la Escritura. El reto consistía en elegir una de las 6 imágenes propuestas y días después, se desvelaba sobre qué género se debía escribir, según la imagen elegida.

Esta fue la imagen que escogí y el género desvelado fue comedia.

COMEDIA

Aquí va mi relato:


A divertirse...


Me encontraba de camino a una importante reunión cuando el coche tuvo una avería en medio de una de las autopistas menos transitadas y no me quedó más remedio que hospedarme en un hostal para pasar la noche. La situación me preocupó bastante, pues sabía que la competencia acechaba. Todo el tiempo que perdiera, era tiempo que ellos ganaban…

Tras acomodarme en una pequeña habitación, bajé al bar a cenar algo. De todas formas nada podía hacer hasta que amaneciera y me repararan el coche.

Todas las mesas del comedor estaban ocupadas, así que esperé en la barra hasta que pudiera sentarme. Parecía que aquello iba para largo y fue entonces cuando me sorprendió una sugerente mujer que pidió una copa y se acercó a darme conversación:
-Qué hombre tan elegante… No he podido evitar oírle preguntar por una mesa, si usted lo desea… puede acompañarnos. –Me propuso y señaló una en la que había una pareja.

No me pude negar a su invitación y en pocos segundos, estaba cenando con ellos. Todo trascurría con bastante naturalidad hasta que el chico interrumpió y me dijo:
-Por la pinta que tienes… Podría asegurar que no te has divertido en la vida.
-No es cierto, ¿por qué lo dices? –Le respondí.
-Estás en un lugar cerca de la playa, rodeado de chicas guapas… -Explicaba mientras recorría el local con la mirada - y no te separas de tu traje y tu maletín. ¿Por qué no te diviertes por una noche? ¡Bebe con nosotros! Ya volverás mañana al trabajo.

Mientras hablaba, las chicas se disculpaban para ir al baño juntas y sus palabras comenzaban a hacerme dudar…

-¡Bah! Aunque te ofreciera llevarte rápidamente a donde tú quieras a primera hora… Seguro que ni aún así te divertirás un rato… -Me dijo de nuevo, sonriendo con complicidad, haciéndome mirar por la ventana, fuera, donde había un hidroavión.

La idea de ir volando me llamó la atención… ya que si aceptaba posiblemente estaría en la reunión un día antes de la competencia y sin duda eso me traería grandes beneficios.
-¡Qué demonios! –Exclamé. -Sírveme una copa.
-Ya me había adelantado –rió -y las chicas volvieron con unos licores.

Entonces bebimos y mientras, una de ellas, la mujer que me había entrado en la barra, comenzó a hablarme y acariciarme las manos. De repente me sentí extraño, me mareé y no tuve más remedio que disculparme y salir fuera, a un extenso balcón de madera buscando un poco de aire.

Una gaviota se posó en la barandilla y se me quedó mirando fijamente. Poco después empezó a tirar de mi maletín y forcejeando con ella, caí por la barandilla a la arena, donde empezó a picotearme en la cabeza y tuve que salir corriendo hasta el agua del mar, huyendo del pájaro, y me adentré hasta sumergirme todo lo que pude.

Comencé a sentirme mucho mejor y a estar más relajado, incluso parecía que podía respirar bajo el agua. En ese instante apareció un pez agitado y con una extraña cara de preocupación que incluso me pareció humana.
-Hola, amigo. –Me dijo con una voz lenta y grave.
Me quedé estupefacto.
-Dame tu traje- continuó.
-¿Mi traje?
-Tengo que ir a una reunión y no tengo traje. Necesito tu ayuda, mi ascenso depende de esta reunión. Por favor dame tu traje. –Insistía… -¡Estoy perdido!
Me conmovió… me desnudé y se lo di. 
El pez se lo puso, se despidió moviendo su aleta y se marchó hacia las profundidades.

Entonces apareció delante de mí la mujer de mis sueños, escondida tras una roca, mirándome con curiosidad... Buceé hacia ella y cuando pude atisbarla, descubrí que era una sirena. Ella reía y cuando fui a hablarle me interrumpió:
-¿Sabes que te acaban de robar? ¡Esto es el mar! Aquí no hay oficinas.

¡Tenía razón! Preocupado, me di cuenta de que estaba bajo el agua y empecé a notar la falta de aire. Quise salir huyendo hacia la superficie, a través de ella veía la luz del sol y necesitaba llegar lo antes posible ¡me estaba ahogando!

Cuando por fin pude salir, los rayos del sol atravesaron mis ojos provocándome más daño que los picotazos de la gaviota y escuché la voz de un niño que gritaba:
-¡Papá, mira ese hombre! ¡Está en calzoncillos!
El que presumiblemente era el padre se acercó a mí:
-Caballero, casi se ahoga, ¿está bien? –Preguntó.

Quise hablar pero se me atascó la voz, entonces me ofreció una botella de agua. Traté de explicar lo que había pasado pero no recordaba nada… Entonces el niño me señaló y dijo:
-¡Una sirena!
Me asusté y miré mi abdomen, donde encontré un tatuaje mal hecho con esa misma forma.

Corriendo, abrí mi maletín y descubrí que faltaban unos documentos y había algunas fotos impresas en las que se mostraba el rato que estuve bebiendo con aquel hombre y las chicas y cómo ellas echaban algo en mi bebida.


En el reverso de las fotos hallé la marca de agua de la competencia…

Entradas relacionadas

14 comentarios:

  1. Gracioso encuentro!!! No te puedes fiar...jajaja
    te ha quedado muy acorde con el género!!
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Muy divertido, me gustó el detalle del tatuaje, felicitaciones :D

    ResponderEliminar
  3. Me dio mucha risa la parte que le aclaran que en el mar no hay oficinas. ¡Ya ni en los peces puede contar uno!
    Muy buen relato, muy divertido!!

    besito

    ResponderEliminar
  4. Comedia es un género que no se me da jamás!!!

    El alcohol es el padre de las vergüenzas jaja.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Extraño y divertido, nunca hay que beber con desconocidos así como así, Felicidades por tu relato, saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ya me parecía a mí rara tanta invitación! Uno no se puede fiar de nadie. Ha sido muy graciosa la parte del pez y el traje. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Bienvenida al grupo.
    Un relato muy original y divertido. Muy buena historias. Los guiones de diálogo son los largos, en el blog de adictos, en la barra laterala, hay un par de link que te pueden ayudar respecto de las reglas de puntuación para los diálogos. Trata de no abusar de los puntos suspensivos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Un agradable relato. Bienvenida, espero que te encuentres a gusto entre nosotros.
    Con cariño : Doña Ku

    ResponderEliminar
  9. Hola! Os agradezco mucho vuestros comentarios. He leído también vuestros relatos y me han encantado.

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  10. Divertido relato, sobre todo por la naturalidad con la que está narrado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Qué suerte la de este muchacho! jajaja ya me imagino su cara al ver las foto!
    Muy buena historia. A mí el humor se me da fatal en las historias, tú lo has hecho muy bien!

    Ya sigo tu blog y te invito al mío. Espero te guste mi relato ;)

    ResponderEliminar
  12. Ah, que mala cosa. Si se veía venir que era la competencia, ¿quién da espacio en la mesa en estos días?

    ResponderEliminar
  13. Gracias!! También he leído vuestros relatos :)

    ResponderEliminar
  14. Es que no te puedes fiar de nadie!! xD Un relato muy rápido de leer porque no aburre para nada. Y muy imaginativo. Bienvenida al grupo ;)

    ResponderEliminar